Este viernes se introdujeron ante el Ministerio Público nuevas acusaciones en contra de Álvaro Montealegre Rivas -hermano del ex candidato presidencial Eduardo Montealegre-, Roberto Bendaña y Hugo Paguagua, por los delitos de crimen organizado, lavado de dinero y estafa agravada, en contra de unas ciudadanas leonesas que al igual que las monjitas fueron engañadas por los citados.

Las acusaciones fueron introducidas por el abogado Mario Sequeira Gutiérrez, en representación de Francisca Noguera, Gloria López de Argüello y Liana López de Noguera, quienes firmaron con la Sociedad International Investments and Financial Services Inc., diversos certificados de inversión que suman en total 393,250 dólares.

De acuerdo a Sequeira, Monterrey trabajaba en la empresa Finarca, otra entidad que dirige Montealegre Rivas, Paguaga y Bendaña, quien nuevamente tomó distancia de las acusaciones y de su cuñado.

El abogado que interpuso la nueva denuncia contra Montealegre, Paguaga y Bendaña, señaló que el delito de crimen organizado se da en el momento que estos tres personajes, se juntan y se asocian para conformar una entidad financiera que capta recursos financieros sin estar legalmente constituida por las leyes nacionales.

“Mi clienta originalmente tenía sus depósitos en Finarca, ahí hizo amistad con Hugo Paguaga y cuando este señor se retiró de ahí lo puso en relación (contacto) con Álvaro Montealegre y Roberto Bendaña en el edificio de Invercasa, ahí les depositó el dinero que tenía en Finarca, le dieron un certificado de inversión y luego no le pagaron (a mis clientes)”, denunció Sequeira, que manifestó que el certificado se venció en julio del 2012 y los denunciados nunca respondieron por el dinero.

Insistió que cada vez que sus clientas solicitaban la devolución del dinero, los señalados daban toda clase de respuestas “tontas”, entre estas que no podían comunicarse con las oficinas de Panamá y muchas otras, igual a como ocurrió con las monjitas.

“Ellos no han ofrecido nada, solo ponen pretextos, lo que no quieren es pagar”, dijo Sequeira y a la pregunta si sospechan que es una empresa de maletín, respondió “no sospechamos, es cierto que es de maletín, porque el dinero se recibía en Nicaragua, se mandaba para Panamá y supuestamente de Panamá hacia los Estados Unidos”.

Indicó que decidieron denunciar a Montealegre, Paguaga y Bendaña, desde que la abogada Elga Asher, defensora del primero, aseguró que su cliente estaba en quiebra.

Salta nombre de tesorera del PLI

“Esto es un delito agravado, (porque) sin tener autorización del público están tomando dinero de depositantes, eso es gravísimo, lo más peligroso, es que están jugando con la confianza del pueblo, se están haciendo pasar como banqueros, porque uno de ellos es hijo de banquero y hermano de banquero, el otro trabajaba en un banco, entonces la gente sencillamente cree que está tratando con banqueros”, dijo Sequeira.

En estas nuevas acusaciones sale involucrada la señora Carmelia María Rogers, conocida también como Kitty Monterrey, asistente financiera de Eduardo Montealegre y tesorera del Partido Liberal Independiente (PLI).

“Esta señora Kitty Monterrey estaba en Finarca al momento de firmar los certificados de inversión”, dijo Sequeira, quien hace saber este detalle en su escrito presentado ante el Ministerio Público.

De acuerdo a versiones periodísticas, Monterrey hizo un llamado a la militancia del PLI a presentarse este próximo lunes a la sede del Ministerio Público en Managua, para demostrar su apoyo a Montealegre Rivas, quien según la tesorera del PLI es uno de sus principales financiadores.

Bendaña: “Ese muerto no lo cargo yo”

Al Ministerio Público se presentó por segunda ocasión el señor Roberto Bendaña, cuñado de Montealegre Rivas, quien nuevamente se deslindó de las denuncias, argumentando que nunca ha sido socio de su cuñado y tampoco de la entidad financiera que captó el dinero de las monjitas y de las ciudadanas leonesas.

“Me invitaron a participar como director, nunca fue accionista”, dijo Bendaña al salir de su nuevo interrogatorio por parte de la fiscalía. En la declaración de Paguaga Baca, este asegura que Bendaña se llevó consigo 400 mil dólares, sin embargo este aseguró que este dinero fue depositado a las cuentas de la empresa Café Don Paco S.A de la cual era socio.

Dijo que Café Don Paco S.A. rescindió del contrato con la empresa Sociedad International Investments and Financial Services Inc.

Indicó que demostró que nunca fue accionista de la empresa de Álvaro Chamorro, por lo considera que Sequeira y sus clientes tienen las copias de la directiva anterior de la empresa radicada en Panamá y de ahí radica, según él, la confusión.

La Orden Santa Teresa de Jesús en un comunicado ratifica sus acusaciones contra Montealegre, Bendaña y Paguaga, a los que llama nuevamente a devolver sus 526 mil dólares.