Los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (Alba-TCP) condenaron este viernes cualquier intento de intervención militar extranjera en Siria, nación árabe que es víctima de violencia terrorista desde marzo de 2011 y que ahora es asediada por varias potencias de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (Otan). 

"Denunciamos que las amenazas de los gobiernos de Estados Unidos y sus aliados hacia Siria repiten el mismo patrón de mentiras y manipulaciones utilizado contra Libia, Irak y Egipto, entre otras naciones, lo que sólo persigue controlar la riqueza petrolera de la región y expandir los mercados occidentales", señala el comunicado especial del organismo latinocaribeño.

El Alba-TCP está integrado por Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Dominica, Antigua y Barbuda, San Vicente y Las Granadinas, Cuba y Venezuela.

A continuación el texto íntegro del comunicado:

Los países del ALBA – TCP expresamos nuestra más profunda preocupación y levantamos nuestra voz para condenar de forma firme y categórica cualquier intento de intervención militar extranjera en territorio sirio, usando como excusa el presunto ataque con armas químicas, perpetrado el 21 de agosto del año en curso, cuyo origen es hasta ahora desconocido.

Basándose en acusaciones hasta ahora no comprobadas contra el Gobierno Sirio, sin ningún tipo de evidencias, y sin esperar el informe concluyente de la Comisión de la ONU, las potencias imperiales han declarado y justificado su intervención militar directa, siendo esto una clara amenaza de guerra inminente en la región que podría tener catastróficas consecuencias para la región del Oriente Medio, y para la paz y seguridad internacional.

Los Jefes de Estado y de Gobierno de los países del Alba – TCP denunciamos que las amenazas de los gobiernos de Estados Unidos y sus aliados hacia Siria repiten el mismo patrón de mentiras y manipulaciones utilizado contra Libia, Irak y Egipto, entre otras naciones, lo que sólo persigue controlar la riqueza petrolera de la región y expandir los mercados occidentales.

Efectivamente existe un conflicto bélico en Siria, que se ha alimentado del apoyo que los gobiernos de los Estados Unidos y los países de la OTAN han dado a los grupos opositores al Presidente Bashar Al-Asad, armando y adiestrando a estos escuadrones de terroristas, con la finalidad de intervenir y mantener el control del país, lo que ha conllevado a una guerra de conquista y destrucción del pueblo sirio que es baluarte histórico de la civilización y bastión de la estabilidad de la región árabe.

Los Presidentes de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América responsabilizamos a las fuerzas imperiales de colocar al mundo entero a las puertas de una guerra desastrosa de consecuencias incalculables para la humanidad, que sin duda tendrá como saldo fatal, la muerte de cientos de miles de personas inocentes, especialmente de mujeres, niñas y niños que son las principales víctimas de los conflictos bélicos.

Por último, declaramos nuestra solidaridad con el pueblo de la República Árabe Siria y ratificamos nuestro compromiso con todos los esfuerzos que permitan lograr la paz en este hermano país, respetando siempre su soberanía, autodeterminación, independencia e integridad territorial.