El Gobierno de Siria rechazó las pruebas presentadas este viernes por Estados Unidos (EE.UU) con respecto a la presunta participación del Gobierno árabe en los ataques con armas químicas el pasado 21 de agosto en Damasco (capital); tras asegurar que esta supuesta preocupación por parte de EE.UU por el pueblo sirio sólo le ha causado a la nación innumerables muertes y destrucción.

La respuesta ante los señalamientos de EE.UU fue dada a conocer por el Gobierno sirio a través de un comunicado según informó el corresponsal de teleSUR en Damasco, Hisham Wannous, quien además comentó que Siria ha retado al Secretario de Estado de EE.UU, Jhon Kerry, a presentar pruebas verdaderas.

“El Gobierno se sorprende porque el secretario norteamericano presentó pruebas basadas en las informaciones obtenidas en internet”; mencionó el corresponsal.

De acuerdo a lo expuesto por Wannous, el Gobierno sirio manifestó que una de las prueba de la no responsabilidad en los sucesos de Damasco es que nunca se ha obstaculizado la labor de los expertos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en cuanto a la investigación de los hechos, argumento que fue confirmado por el Secretario General de la institución.

Asimismo negó que el Gobierno haya cerrado las puertas el mencionado organismo internacional; puesto que hace cinco meses fue el Gobierno sirio quien solicitó a los expertos de la ONU que entraran al país para que investiguen los hechos; al tiempo que aclararon que los restos de las armas químicas no desaparecen rápidamente.

El periodista comentó además que Siria cuestiona la supuesta preocupación de EE.UU. por el pueblo sirio puesto que fueron ellos los que en su momento rechazaron la propuesta del Gobierno sobre una resolución para declarar al Medio Oriente como una zona libre de armas químicas.

En horas de la mañana de este viernes, Jhon Kerry, afirmó que documentos desclasificados de la CIA son "pruebas claras" del uso de las armas químicas por parte del gobierno democrático de Damasco. En el año 2003 el entonces presidente de EE.UU, George W. Bush también presentó supuestos informes de inteligencia como pruebas de la producción de armas de destrucción masiva de Irak. Informes que habían sido forjados, como posteriormente se descubrió, para justificar una invasión a la nación árabe.

Por su parte el presidente norteamericano, Barack Obama, aseguró que aún no han tomado una decisión final sobre Siria pero no descartó llevar a cabo un ataque limitado en solitario contra la nación árabe.