Si usted es amante de la chicha, del pinol, del nacatamal, de los elotes asados o cocidos, de la güirila con cuajada, del tamal con queso o del indio viejo, puede darse su vueltecita este sábado y domingo por el malecón de la ciudad de Matagalpa, donde se estará desarrollando la XII Feria Nacional del Maíz.

Allí usted encontrará una variada oferta culinaria y cultural con más de 100 expositores, quienes harán gala de las miles de formas que puede tomar uno de los cultivos más importantes del mundo y elemento principal de la dieta nicaragüense.

La oferta viene en todos los colores, tamaños y sabores, así que no hay paladar que, por más exigente que sea, pueda resistirse a un buen plato hecho a base de maíz, algo en que las manos matagalpinas han demostrado sobremanera ser de las más duchas del país.

Un banquete digno de un emperador

La cuchara de Marlon Cardoza Meza, es una las mejores muestras de cocina tipa y asegura que este año deleitará al público con platillos que harán literalmente agua la boca.

Lo encontramos en su casa de Matagalpa haciendo los preparativos para participar en la feria, y nuestro gran susto fue el banquete digno del emperador Moctezuma, que nos tenía preparado: chilotes en crema, chilotes encurtidos, nacatamal, guiso, dos tipos de enchiladas, frijoles molidos, tortillas fritas, güirila con cuajada, chicha bruja, y para cerrar con broche de oro, lo que podría ser la mejor cususa de Nicaragua.

A pesar de la admiración que nos causa con tan agradable acogida, se escusa de no habernos “preparado algo mejor”. Lo cogimos de sorpresa, asegura.

La mejor feria de Nicaragua

Como todo matagalpino de corazón, Cardoza no es nada humilde cuando habla de su cuidad y sobre todo de su famosa Feria del Maíz.

“Ferias del maíz hay muchas en Nicaragua, pero como la de Matagalpa no hay”, dice sin dejar un minuto ese aire de satisfacción que da el estar en lo cierto.

Explica que la originalidad de los platillos y sabores, es lo que hace de la feria de Matagalpa la mejor de Nicaragua.

Cardoza manifiesta que este año se está dedicando con mayor fuerza a satisfacer los gustos de los visitantes, especialmente con dos variedades de cususa, las que asegura “no tienen qué envidiarle nada” a ningún licor nacional o extranjero.

Una tradición que va de padres a hijos

Pero si lo que quiere usted son unos yoltamales, una tortilla bien calientita, un oloroso elote cocido o una chicha bruja preparada con técnicas diferentes a la de Cardoza, también podrá visitar el stand de doña Pastora Palacios.

Doña Pastora vive a medio camino de un cerro en el barrio Yaguare. En su humilde casita de ladrillos todo el año lo pasa echando tortillas junto a sus hijas, pero en estos días casi todos sus esfuerzos están abocados a hacer una de las mejores chicha bruja que se ofertarán en la feria.

“Nosotros tenemos más de un mes de estarnos preparando con la chicha”, dice sin dejar de menear una enorme tina donde fue preparada esta bebida tan predilecta.

Ella sostiene que para que una chicha bruja quede en “su punto”, el gran secreto es hacer que el maíz se fermente bien.

“Esto (la chicha) lo he hecho con mis hijas. Ellas han venido aprendiendo como yo aprendí de mi mamá, porque antes esto es lo que más le gustaba tomar a la gente”, afirma.

Agualoja

Quizá todos los nicaragüenses creamos conocer, por muy extenso que sea, todos los derivados del maíz. Sin embargo, deberíamos estar preparados para las sorpresas y en esta ocasión la sorpresa fue la “agualoja”, una bebida emparentada con la chicha.

En Matagalpa, la señora María Lourdes Gómez es quizá la única que la prepara. Según explica, hacerla conlleva un gran trabajo porque se hace con maíz tostado mezclado con jengibre, nuez moscada, clavo de olor, canela y dulce de raspadura, entre otros ingredientes.

“Si usted la prepara en cántaro, en unos cinco días ya está lista para tomarse”, asegura.

Esta señora, que frisa los cincuenta años de edad, es categórica en relación a las virtudes de la “agualoja”, la cual señala puede servir como expectorante, para sacar gases y para aliviar una buena variedad de malestares.

Igual de categórica suena cuando se refiere al maíz en general “Del maíz uno puede hacer una infinidad de cosas”, manifiesta doña María Lourdes, quien llevará a la feria no solo “agualoja” sino también chicha rosada, gofio e indio viejo.

En resumen, si con las cosas que tienen preparadas don Marlon, doña Pastora y doña María Lourdes no estar abasto, bien puede visitar los demás stand que estarán en la feria este fin de semana donde la oferta de derivados del maíz parece no tener un punto final.