Con una alegre marcha por las principales calles de la ciudad y con un acto político cultural en el Monumento a los Caídos, los combatientes y colaboradores históricos del Frente Sandinista, la Juventud, las Madres de Héroes y Mártires, las autoridades municipales y el pueblo matagalpino, conmemoraron el 35 aniversario de la Insurrección de los Niños.

Esta gesta heroica la llevó a cabo el 28 de agosto de 1978, y en ella durante seis largos días niños y muchachos de Matagalpa se enfrentaron en una cruenta lucha contra la Guardia Somocista.

La Guardia equipada con moderno armamento no pudo derrotar fácilmente a un grupo de muchachos que con pistolas y rifles de caza, dieron uno de los primeros ejemplos de insurrección urbana, que menos de un año después vendría a acabar con una de las dictaduras más sanguinarias de América Latina.

El alcalde de Matagalpa y secretario Político departamental del Frente Sandinista, Sadrach Zeledón, calificó esta conmemoración como una remembranza del heroísmo y sacrificio de la juventud de esa época.

Durante la dictadura, señaló, “ser joven era un delito” en Nicaragua.

“Fue la propia juventud la que transformó esa realidad”, destacó.

Al respecto manifestó que la juventud de hoy es un gran tesoro para el Frente Sandinista y para Nicaragua.

Zeledón recordó que donde hoy se levanta el monumento a los caídos la Revolución fue donde funcionó el comando de la Guardia Somocista de Matagalpa.

“Aquí ya no existe un cuartel de la Guardia Nacional, aquí lo que existe es un centro de paz, de cultura y de tranquilidad para los matagalpinos”, afirmó.

Para los excombatientes del Frente Sandinista, derrotar a la Guardia y con ello derrocar a Somoza, era un ideal que se llevaba en la sangre.

“La Guardia era asesina, el pueblo ya no quería más Somoza, y por eso fue que el Frente Sandinista vanguardizando al pueblo tomó la decisión de dar el golpe final”, aseguró el compañero Jaime Balmaceda.

“Hoy nosotros estamos viendo que todos esos sueños por los que luchamos se están cumpliendo. Hoy tenemos vivienda, educación, salud, trabajo y vamos a seguir teniendo más logros, porque el comandante Daniel está comprometido con su pueblo y el pueblo va a seguirlo apoyando”, manifestó.

Para las nuevas generaciones, así como en el pasado la lucha contra la opresión era un principio a asumir, hoy el compromiso es unificar esfuerzos contra la pobreza.

“Como jóvenes creemos que debemos asumir los retos de los nuevos tiempos, estudiar, trabajar juntos y sacar a Nicaragua adelante”, aseguró el joven José David López.