El Nuncio Apostólico de Su Santidad en Nicaragua, Monseñor Fortunatus Nwachukwu, expresó su solidaridad con las hermanas de la orden Santa Teresa de Jesús, que administran el Colegio Teresiano, y que recientemente denunciaron por estafa a los señores Álvaro Montealegre Rivas, Roberto Bendaña y Hugo Paguaga.

Respecto a lo ocurrido, donde los acusados son señalados de estafar a las monjitas, por la cantidad de 520 mil dólares, Monseñor Fortunatus dijo que eso es “una situación desafortunada”.

“Nosotros, todos pedimos al Señor, a los responsables, a todos, buscar un modo de encontrar una solución justa, una solución que corresponda a los compromisos asumidos”, agregó.

Monseñor Fortunatus comentó que es natural que “la desgracia de una persona es también una advertencia a otras”, dejando entrever que esta es una advertencia para que los nicaragüenses no se dejen engañar por gente estafadora como los acusados.

Además dijo que “queremos acompañar a nuestras hermanas, estas religiosas con los mejores deseos, naturalmente con nuestra oración para que se pueda alcanzar una solución justa en tiempo no muy lejano”.

Álvaro Montealegre Rivas, hermano del ex candidato presidencial derechista, Eduardo Montealegre, aseguró este miércoles que "se encontró un mecanismo" para devolver el dinero a las monjitas.