Un trabajo publicado recientemente por la revista Nature Neuroscience señaló que la cocaína solo necesita de unas horas para cambiar la estructura del cerebro, lo que según investigadores en Estados Unidos podría ser el primer paso hacia la drogadicción.

Pruebas hechas en animales mostraron que poco después de tomar la droga empezaron a crecer estructuras nuevas relacionadas con el aprendizaje y la memoria. Los ratones con los mayores cambios en el cerebro mostraron una gran preferencia hacia la cocaína.

Los expertos describieron el fenómeno como "la adicción aprendida" del cerebro. El equipo compuesto por especialistas de la Universidad de California, Berkeley, y de la Universidad de California, San Francisco, se fijó en las pequeñas protuberancias de las células del cerebro llamadas espinas dendríticas. Estas están muy implicadas en la formación de la memoria.

"El desarrollo de espina dendrítica es particularmente importante en el aprendizaje y la memoria. Este estudio nos da un entendimiento sólido de cómo ocurre la adicción, muestra cómo el cerebro aprende sobre la adicción", asegura la investigadora Linda Wilbrecht, profesora de psicología y neurociencia en UC Berkeley.

Wilbrecht dijo que los resultados "ofrecen una evidencia clara de que la cocaína induce ganancias rápidas en espinas nuevas, y cuanto más espinas ganan los ratones, más demuestran que han aprendido sobre la droga".

El lugar o el ambiente en que se toman la droga juega un papel importante en la adicción, reseñó el trabajo publicado. En los experimentos, a los ratones se les permitió explorar libremente dos cámaras diferentes, cada uno con un olor y textura distintos. Una vez que escogieron su espacio favorito, se les inyectó cocaína en la otra cámara.

"Esto nos da un posible mecanismo de cómo el consumo de droga alimenta comportamientos de más búsqueda de droga. Estos cambios inducidos en el cerebro pueden explicar cómo señales relacionadas con la droga vienen a dominar las decisiones en un drogadicto humano", asegura Wilbrecht.

Por su parte, el doctor Gerome Breen, del Instituto de Psiquiatría del King's College de Londres, le explicó a la BBC que "el desarrollo de espina dendrítica es particularmente importante en el aprendizaje y la memoria. Este estudio nos da un entendimiento sólido de cómo ocurre la adicción, muestra cómo el cerebro aprende sobre la adicción".

No obstante, Breen aclaró que su posible uso para desarrollar terapias contra la adicción no es inmediatamente aparente.