La búsqueda de pretextos para lanzar una intervención militar en Siria sin la autorización de la ONU puede conducir a una catástrofe,ha declarado el portavoz de la cancillería rusa, Alexánder Lukashévich.

"Los intentos de eludir el Consejo de Seguridad de la ONU, de crear otra vez pretextos artificiales sin pruebas para una intervención militar en la región, pueden acarrear nuevo dolor a Siria y consecuencias catastróficas para otros países de Oriente Medio y África del Norte", reza la declaración de Lukashévich difundida este martes en el marco de la reacción de Rusia a la cancelación por parte del Departamento de Estado de EE.UU. del encuentro bilateral sobre Siria planeado para este miércoles en La Haya.

"Llamamos a los socios estadounidenses y otros miembros de la comunidad mundial a la prudencia, a una observación estricta del derecho internacional, principalmente de los principios básicos de la Carta de la ONU", concluye el portavoz, recalcando que la convocatoria de la conferencia Ginebra II es una tarea urgente. En este sentido, se mostró esperanzado y dijo que espera que "EE.UU. cumpla con sus responsabilidades de la preparación de la conferencia".

Este lunes la opositora Coalición Nacional de Siria declaró que se niega a participar en la conferencia de paz sobre Siria en Ginebra tras los presuntos ataques de armas químicas en los suburbios de Damasco, subrayando que volverían a discutir sobre la conferencia solo después de que “se castigar” al presidente sirio, Bashar Al Assad.