Los brigadistas del Ministerio de Salud junto a las familias del barrio El Redentor del distrito uno, sumaron esfuerzos para protagonizar una nueva jornada de lucha antiepidémica que busca destruir criaderos de zancudos para evitar el dengue, chikungunya y zika.

En esta jornada como es habitual se ejecutaron tres tipos de acciones, como la fumigación para eliminar el zancudo adulto, la aplicación del BTI para combatir la larva del zancudo y la destrucción de criaderos que puedan reproducir el vector.

La doctora Dilvia Flores del Centro de Salud Roberto Herrera detalló que en esta jornada se visitaron 380 viviendas a cuyos habitantes se les insistió en mantener limpios sus hogares, eliminar cualquier recipiente donde puedan reproducirse los zancudos.

NOTA

“En cada uno de las visitas que hacemos a los barrios siempre estamos promoviendo la fumigación y la aplicación del BTI, con el propósito que los zancudos no tengan la oportunidad de reproducirse y esta estrategia ha ayudado en que en los barrios como este no se registren casos de dengue, ni de chikungunya”, dijo Flores.

En este barrio las familias contribuyen al esfuerzo de los trabajadores de la salud, permitiendo el ingreso a los hogares y de esa manera reciben el mensaje de prevención.

“Los brigadistas cumplen bien su trabajo que se complementa con la autorización que hacemos para que entren a la casa, en mi caso siempre los dejó entrar porque eso ayuda a que los zancudos no se reproduzcan, aquí la mayoría de vecinos también apoyan la fumigación”, dijo Carlos Mairena.

En esta ocasión en el barrio El Redentor participaron 12 fumigadores y 8 mujeres que se encargan de aplicar el BTI en las piletas o barriles que consideren necesario.