Acabo de asistir a la última toma de posesión del líder sandinista Daniel Ortega como Presidente de Nicaragua y lo encontré de buen humor, disfrutando del restablecimiento de los lazos de su país con China y criticando la hipocresía estadounidense.

Desde 1987 viajo a Nicaragua para mostrar mi solidaridad con su advenediza banda de hombres y mujeres alegres conocidos como los sandinistas. Ellos, por supuesto, lideraron la revolución exitosa poco probable contra la dictadura de la familia Somoza, un régimen instalado en 1934, mantenido y respaldado por Estados Unidos hasta el amargo final y finalmente derrocado en 1979.

Decenas de miles de nicaragüenses fueron asesinados por Anastasio Somoza cuando intentaba aferrarse al poder, matando a tiros a su propia gente y bombardeando pueblos por aire. Y aun así triunfaron los sandinistas, encabezados por Ortega.

Estados Unidos, que interviene en Nicaragua desde hace más de un siglo, nunca aceptó a la revolución sandinista ni a su líder. Nunca ha abandonado la idea de la Doctrina Monroe anunciada en 1823, una declaración en la que Estados Unidos reclama el dominio exclusivo sobre el hemisferio occidental y, bajo el Corolario Roosevelt, se reserva el derecho de intervenir en cualquier país de las Américas con el fin mantener este dominio e impedir que las naciones de otras partes del mundo ejerzan influencia propia.   

Ortega y los sandinistas, que se atrevieron a derrocar una dictadura respaldada por Estados Unidos y eligieron sus propios aliados para defender su revolución, como Cuba, la URSS y otros estados del Pacto de Varsovia, representan una amenaza directa a la Doctrina Monroe. Y ahora Ortega, quien ha estado en el cargo desde 2007 y fue reelegido nuevamente como Presidente con una victoria aplastante en noviembre, ha lanzado otro reto para desafiar la dominación estadounidense, específicamente con el reconocimiento formal de la República Popular China (RPC) y el restablecimiento de las relaciones diplomáticas por primera vez desde 1990, cuando Ortega perdió la reelección ante Violeta Chamorro.  

Uno de los mayores temores de EE.UU. y una de las mayores amenazas a la viabilidad de la anticuada Doctrina Monroe, es que Ortega se asocie con China para construir un importante canal de navegación que uniría las costas del Pacífico y el Atlántico de Nicaragua. EE.UU. ha codiciado tal canal y su propia capacidad de controlar y beneficiarse del mismo desde el siglo 19. Esto se debe a que un canal de este tipo, que se construiría a través de un enorme lago que se encuentra entre las costas de Nicaragua, podría albergar barcos más grandes que los que pueden navegar por el Canal de Panamá -que ahora se está quedando obsoleto- e incluso permitir el paso de dos barcos en ambas direcciones al mismo tiempo.

De hecho, según el propio Departamento de Estado de EE.UU., fue el intento del Presidente del Partido Liberal de Nicaragua, José Zelaya, de asociarse con Japón en la construcción de dicho canal, lo que condujo a la primera de muchas invasiones de la Marina estadounidense a Nicaragua en 1911.

Los marines de EE.UU., finalmente repelidos por el famoso líder guerrillero Augusto César Sandino, abandonaron Nicaragua para siempre después de que se instalara la dictadura de Somoza en 1934. No es de extrañar entonces, que el reconocimiento de China por parte de Ortega, la presencia de dignatarios chinos en su toma de posesión y el anuncio de que Nicaragua está dispuesta a adherirse a la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China, estremeciera a todo Washington.

Tuve el honor de ser invitado a Nicaragua para asistir a la inauguración en la Plaza de la Revolución de Managua, donde una gran pancarta colocada en la histórica iglesia dice: "Todos con Amor, Todos por Amor". Como he observado a lo largo de los años, Ortega habla a menudo del amor en sus discursos y consignas. Esto no es algo que escucho de los políticos en los EE.UU., un lugar donde el amor y la compasión rara vez están en el menú del electorado. El lema de la toma de posesión en sí fue “Somos Pueblo Presidente”, y para enfatizar esta noción democrática, todos los nicaragüenses presentes levantaron la mano para jurar el cargo junto con Ortega.

kovalik

Plaza de la Revolución, Managua. © Daniel Kovalik

Mientras tanto, en la mañana de la toma de posesión, tanto la UE como EE.UU. anunciaron nuevas rondas de sanciones contra Nicaragua. Como de costumbre, esto se hizo sobre la base de preocupaciones fingidas sobre la democracia en el país. Esto ignora el hecho de que no hubo democracia en Nicaragua hasta que los sandinistas derrocaron la dictadura en 1979 y luego celebraron las primeras elecciones libres y justas de Nicaragua en 1984. También ignora el hecho de que Ortega y los sandinistas renunciaron pacíficamente en 1990, luego de celebrar elecciones en ese entonces.

Ortega tuvo más que decir sobre la democracia en la inauguración, refiriéndose a los eventos en Washington del 6 de enero del año pasado, cuando cientos de estadounidenses irrumpieron en el Capitolio de los EE.UU. para protestar por lo que ellos, y millones más, percibieron como una elección presidencial fraudulenta. Señaló que muchos de estos individuos han sido arrestados y condenados a largas sentencias por lo que podrían verse como acciones políticas, es decir, podrían ser vistos como presos políticos. Y, sin embargo, ningún país habla seriamente de sancionar a EE.UU. por esto.

Independientemente de lo que uno piense de los eventos del 6 de enero, es importante tener en cuenta que el gobierno de Nicaragua ha sido criticado, y de hecho sancionado, por enjuiciar a personas que participaron y/o instigaron un levantamiento mucho más violento y letal en Nicaragua en 2018, que supuestamente fue financiado por EE.UU. y se cobró la vida de más de 160 personas. El tratamiento diferente de estas dos situaciones no pasa desapercibido para Nicaragua y otras víctimas del supuesto interés de Estados Unidos en defender la democracia y los derechos humanos.

Con respecto al patrocinio de la violencia contra Nicaragua por parte de Estados Unidos, Ortega también dedicó un tiempo considerable en su toma de posesión para discutir la Guerra de los Contras respaldada por Estados Unidos en la década de 1980, que se cobró la vida de alrededor de 30.000 nicaragüenses, una cifra astronómica para un país con una población que ni siquiera alcanzaba los tres millones en ese momento.

En efecto, Ortega inició su intervención detallando el sufrimiento de una mujer presente en la toma de posesión- Brenda Rocha, presidenta del consejo electoral de Nicaragua- quien a los 15 años perdió su brazo a manos de los contrarrevolucionarios y que ahora está siendo sancionada por Estados Unidos. Enfatizó que esto fue parte integral de la agresión de Estados Unidos contra Nicaragua a lo largo de los años, y también contra Venezuela y Cuba, dos países representados por sus Presidentes en la toma de posesión.

También tuvo más que decir sobre las lágrimas de cocodrilo de EE.UU. en relación a los derechos humanos, refiriéndose al caso de S. Brian Willson, quien fue otro invitado de honor. El veterano de Vietnam convertido en activista por la paz, Willson, perdió las piernas en 1987, después de sentarse en una vía de tren en California en un intento de protestar y bloquear los envíos de armas a los escuadrones de la muerte de El Salvador. 

kovalk

Willson fue atropellado por un tren, pero resultó que no fue un mero accidente; se ordenó al conductor que no se detuviera por él como lo haría normalmente con los peatones que cruzan las vías. Ortega nuevamente cuestionó con razón la buena fe de los derechos humanos de una nación que permitiría que ocurriera tal atrocidad.

En resumen, Ortega, y el pueblo nicaragüense que estaba allí animándolo, se mantienen desafiantes contra el acoso y la agresión de Estados Unidos. Y, con los lazos restablecidos con China, ahora tienen la ayuda que necesitan para defenderse de manera efectiva. Esta es una gran reprimenda para aquellos líderes estadounidenses que creen que el dominio estadounidense sobre el mundo es inexpugnable.

El estratega republicano Karl Rove se jactó de los EE.UU.: “Somos un imperio ahora, y cuando actuamos, creamos nuestra propia realidad. Y mientras estás estudiando esa realidad, juiciosamente, como quieras, actuaremos de nuevo, creando otras realidades nuevas, que tú también puedes estudiar, y así es como se resolverán las cosas”. El advenedizo Ortega, sin embargo, ha demostrado a través de sus continuas victorias y mediante la formación de nuevas alianzas con países como China, que los tiempos han cambiado; que ahora es EE.UU., con su imperio en ruinas, el que debe mirar al margen mientras países como la pequeña Nicaragua trazan su propio futuro y crean sus propias realidades.

Para aquellos de nosotros que instintivamente apoyamos a David sobre Goliat, será un placer presenciarlo.

* Daniel Kovalik enseña Derechos Humanos Internacionales en la Facultad de Derecho de la Universidad de Pittsburgh y es autor de No más guerras: cómo Occidente viola el derecho internacional mediante el uso de intervenciones “humanitarias” para promover intereses económicos y estratégicos, publicado recientemente.

** Artículo publicado en:  https://www.rt.com/op-ed/545713-daniel-ortega-inauguration-sandinistas/