Bashaer Othman, una adolescente de Palestina que este jueves cumplió 16 años, vuelve a ser noticia tras convertirse en la ministra más joven del mundo. Hace exactamente un año, la adolescente había asumido el cargo de alcaldesa en el municipio de Allar de 9 000 habitándose, llevándose el récord también de la más joven del planeta en ocupar un cargo de ese tipo.

Bashaer dirigió el Ministerio de la Administración Local de Cisjordania durante un día, precisamente este jueves. La oportunidad surgió cuando el ministro del ramo, Ehab Besaisso, visitaba su pueblo. Ella misma le hizo la propuesta. “El señor Besaisso estaba de visita en mi pueblo y él ya sabía que había sido alcaldesa. Le propuse la idea y le pareció estupendo (…) Le dije que estaba interesada en que los jóvenes sepan que nada es imposible”, ha relatado la adolescente al rotativo.

Bashaer quiere, aunque sea por un día, tomar decisiones para todos los palestinos de Cisjordania y dar voz y voto a los jóvenes. Por eso, se ha propuesto crear hoy mismo un consejo para la juventud que tenga influencia en las decisiones políticas. La adolescente sueña con que su colectivo tenga peso en la política para una mejora en la educación. Es su sueño y su objetivo ahora. ¿Y seguir peleando para lograr mejoras a través de la política y las instituciones? “Ni siquiera sé qué es lo que quiero estudiar”, contesta.

Otro propósito de esta jornada que cumplirá es el envío de una carta a la ONU pidiendo que intervenga ante el cierre de un vertedero en la localidad de Al Bira. Según cuenta, los vecinos no tienen más remedio que quemar la basura frente a sus casas.

Durante los dos meses que ocupó la Alcaldía de Allar, se encargó realmente de todos los asuntos relacionados con la política municipal, desde la supervisión de los empleados a la firma de todos los documentos oficiales, con excepción de los financieros. La joven trabajó bajo la supervisión del alcalde electo Shadid Sufian. Por entonces, vio su trabajo como un reto bonito para cumplir. Como hoy.