La Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Compañera Rosario Murillo, durante el acto de conmemoración del 35 aniversario de la gloriosa toma del Palacio Nacional, hizo una reflexión sobre el significado y la importancia de esta importante gesta y la necesidad de seguir avanzando en la consolidación del modelo Cristiano, Socialista y Solidario.

A continuación, el escrito íntegro leído por la compañera Rosario:

TANTAS LUNAS, TANTOS SOLES
Y OTRO 22...

35 Años en la Historia y la Memoria. 35 Años de Vuelos Encendidos. 35 Años, y cómo lo recordamos, y cómo lo vivimos todavía, erizada la piel, iluminada el Alma, la Esperanza cada vez más cierta, del fin de la dictadura y del Orgullo Patrio realzado en una Revolución Triunfante, con el Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Van 35, y cómo se exalta la Dignidad y el Honor Revolucionarios al revivir la experiencia de cada un@, l@s que ya habíamos nacido, a la Vida, a la Revolución, al Despertar, al Compromiso, a la Misión Permanente de Lucha, de Transformación, de Crecimiento, de Victorias.

Ustedes muchach@s, que todavía no iniciaban sus recorridos espirituales en este Plano de Vida, saben, conocen, porque el Relato está allí, en la Realidad y la Fuerza de la Historia Sandinista, y en la Imaginación Alzada, en el Imaginario Revolucionario, y en estos Nuevos Tiempos, de Nuevos Heroísmos, de Nuevos Compromisos, de Desafíos que no se vislumbraban...

El Mundo ayer, con su exigencia de Compromiso Cristiano Evolucionario, para salvarnos, liberando la Patria. El Mundo hoy, con su Compromiso Cristiano, Socialista, Solidario, Evolucionario, de continuar librando las Batallas en esta Tierra abonada por tanta Hazaña, tanta Grandeza, tanta Entrega Incondicional, tanta Voluntad de Triunfo.

Desde la Conciencia, crecer, para fortalecer la Justicia y la Paz. Desde la Conciencia, crecer, para exigir y responsablemente construir el Mundo, el País, el Ser Humano Mejor. Desde la Conciencia, crecer, para rechazar todas las formas de intervención... en la Cultura, las Lenguas, las Soberanías; en la Política, las Economías, los Patrimonios Naturales y Ambientales; en las Creencias, los Modos de Vida, las Identidades, la Manera de Ser, de Alimentarnos, Recrearnos, Comunicarnos, de Consumir, y de Vivir.

Desde la Conciencia, cada vez más firme y fortalecida, asegurar la Coherencia, la Articulación, la Prédica y la Práctica, el Protagonismo y la Equidad. Afianzar los Modelos que nos garantizan transitar, a Mujeres, Hombres, Familias, Juventud, como Inteligencias Plenas, desarrollando Capacidades y Sensibilidades también Plenas, que abonan a la condición de Ciudadanía, con deberes y derechos, con roles, conductas, sueños, vinculados a Ideales y Valores. Nos inspiran esos Ideales y Valores, como Pueblo lleno de Fé, Generosidad, Capacidad y Ganas, llamémosle Voluntad, para salir adelante, en una Patria Libre, Bendita y llena de Luz.

Hace 35 Años, éramos tod@s soñando Libertad, Dignidad, Fraternidad. Hace 35 Años, éramos todos imaginando el Alba, el Amanecer, la Aurora... Algun@s metafóricamente, algun@s creativamente, algun@s vivencialmente, algun@s heroicamente, pero tod@s imaginando y haciendo los Nuevos Tiempos. Estos, que hoy nos toca consolidar en Virtudes. Estos, que hoy nos toca consolidar en avances materiales. Estos, donde nos corresponde afianzar el Futuro Mejor que queremos legar.

En estos Tiempos, nos toca consolidar Modelos Políticos, Sociales y Económicos, Cristianos, Socialistas y Solidarios. En estos Tiempos de Persona, Familia y Comunidad, nos corresponde trabajar por Derechos Reconocidos, Justicia, Respeto, Entendimiento; por Inclusión y Multiplicación; por Aprobación. Estos son Tiempos de Mayorías Protagonistas y Complementarias, que se reconocen andando el Camino, y haciendo Camino al andar.

Desde entonces, éramos l@s mism@s. Nosotr@s l@s de entonces, nosotr@s l@s de hoy, tod@s l@s mism@s, en la búsqueda ilusionada del Porvenir. En esta Patria, donde el Bien Común rige, y donde todo debe servir al Bien de Tod@s. Desde entonces hasta hoy, Lucha tras Lucha, Victoria tras Victoria, Desafío tras Desafío, Batallas sin fin, pero la misma Raíz, Cultural, Mística, Esotérica, Terrestre, Humana, Espiritual, Fecunda : Raíz de Pueblo, Raíz de Revoluciones en tantas latitudes, desde el Pueblo; Raíz de Historia Patria, Universal, en el incendio de las Revoluciones y en la calma efímera de los Triunfos, que imponen más Compromiso y más Batallas.

Hoy 22 de Agosto, nuestro profundo reconocimiento a est@s muchach@s, Edén, Compañeros, de Ayer y de Hoy, en presencia de est@s muchach@s de Hoy y de Mañana, por esa lección de Coraje, propio de la Raza Nicaragüense que “sabe de Luchas y de Honor”. Nuestro profundo respeto a los descendientes de Diriangén, de toda nuestra bravura indígena, de Andrés Castro, José Dolores Estrada, Benjamín Zeledón, Augusto Nicolás Sandino, Carlos Fonseca, Tomás, del Frente Sandinista de Liberación Nacional, y de todos los Patriotas que en esta Tierra Sagrada lucharon para vencer, y nos heredaron el Deber de Cantar, el Deber de Batallar, el Deber de Seguir Victoriosos, de Salir Victoriosos, de ir hacia Adelante, en Paz, Vida y Amor, que és lo mismo que decir, en Bendición, Prosperidad y Victorias.

A Daniel, nuestro Comandante, nuestro Presidente, con quien me tocó vivir las horas, los días previos al Memorable 22 de Agosto del 78, sin saber yo absolutamente nada, porque la compartimentación absoluta, era deber entre Militantes Sandinistas, aún Compañer@s, Familias, o Amistades. A Daniel, que redactó esa extraordinaria Proclama del Comando Rigoberto López Pérez. A Daniel, que la llamó Operación Muerte al Somocismo, Carlos Fonseca Amador. A Daniel, que estuvo al frente en esos Tiempos, y que está al frente gracias a Dios, con Salud y Fortaleza, con Experiencia y Visión incrementada, en estos Tiempos...

A Daniel, hoy, a 35 Años, estoy segura de representar al Pueblo, a los Jóvenes, a las Mujeres, a los Gobiernos Locales, a los Gabinetes de la Familia, a los Movimientos Sociales, al Frente Sandinista desde cada Comunidad, cuando digo que esa Visión, esa Audacia, ese Coraje, esa Fuerza para seguir luchando en todos los terrenos y en todas las circunstancias, como esa Gloriosa Operación Muerte al Somocismo, Carlos Fonseca Amador, aquel 22 de Agosto, o enfrentando la guerra impuesta durante los años 80, o Gobernando desde abajo, en los oscuros 16, o construyendo, siempre con el Pueblo, Patria y Porvenir...

Esa Coherencia, esa Espiritualidad, esa Sensibilidad, ese Compromiso a toda prueba, és lo que tenemos hoy, Providencialmente, reconociendo el talento y la posibilidad de cada Persona, Familia y Comunidad, y conduciendo nuestra Nicaragua Cristiana, Socialista, Solidaria, a consolidar la Paz desde la Justicia, la Dignidad, y la Prosperidad.

Que Viva la Juventud Eterna, los Héroes, los Mártires, los Grandes, que nunca dijeron que luchaban por la Patria, sino que lucharon...!

Que Viva el Frente Sandinista de Liberación Nacional...!

Que Viva la Revolución Popular Sandinista, esta Revolución Tranquila que nos asegura Estabilidad, Prosperidad y Paz...!

Que Viva la Grandeza del Pueblo nicaragüense, y que Viva nuestra Nicaragua, Bendita y Siempre Libre...!

Nos movilizamos hacia el futuro

En declaraciones posteriores al acto, la Coordinadora del Consejo de Comunicación catalogó esta noche de celebración como memorable y de enseñanzas y aprendizajes para todos.

Rosario señaló que los miembros del Comando que se tomó el Palacio merecen el título de "Comandantes" que les otorgó el Presidente Daniel Ortega.

“Qué sencillos, qué humildes. No hay ostentación, no hay vanidad, esos son los valores revolucionarios. Luchar por el privilegio de luchar incondicionalmente, sin pedir nada a cambio más que la libertad de Nicaragua en aquellos tiempos, y arriesgar todo, arriesgar la vida, para acercar la victoria, acercar el triunfo, acercar la libertad y con la libertad los derechos restituyéndose y la dignidad recuperada para el pueblo nicaragüense”, señaló.

Dijo que en las distintas etapas de la historia de Nicaragua uno ha logrado aprender para continuar movilizándose hacia el futuro, construyendo el porvenir en estos nuevos tiempos de lucha.

En este sentido, manifestó que la vida está hecha de luchas, de batallas y de victorias y desafíos que deben asumirse basados en esa capacidad extraordinaria que tiene el pueblo nicaragüense.

Para la Compañera, la coherencia entre lo que se predica y la práctica es esencial.

“Uno ve hacia atrás y encuentra ejemplos formidables en términos humanos”, añadió, destacando el desprendimiento, el desapego, la humildad y la conciencia en los aportes de cada uno de nosotros.

En Nicaragua somos un gran equipo

Rosario dijo que la complementariedad de tantos aportes es lo que nos permite avanzar en Nicaragua.

“Somos un gran equipo, no solo el equipo gubernamental o el equipo de las alcaldías o el equipo del Frente Sandinista o la juventud o los Gabinetes de la Familia o las mujeres. Somos un gran equipo todos juntos y la suma de tanta voluntad, de tanto compromiso, de tanta realización es lo que hace posible alcanzar logros; y sobre todo la suma de armonías personales, comunitarias, familiares es lo que también nos garantiza la tranquilidad y la paz que queremos mantener y desarrollar aún más en Nicaragua”, afirmó.

Rosario recordó que hoy que además de la toma del Palacio también se está celebrando un aniversario más de la Juventud Sandinista 19 de julio, se está relanzando y ratificando ese concepto de trabajo en equipo.

“¿Se hubiesen imaginado a un solo hombre tomándose este Palacio? Es imposible. El trabajo es en equipo y así como el Frente Sandinista, el pueblo nicaragüense, a través de ese heroico comando, fue capaz de golpear fuerte a la dictadura y aproximar la victoria, así también juntos como equipo, juntos como seres humanos, juntos como familia nicaragüense, vamos a acercar el día de la liberación, cuando no se hable más de pobreza, no se hable más de analfabetismo, cuando todos, todas las familias, todas las personas tengan el derecho a trabajar plenamente y no al empleo institucional sino al trabajo que tanto enorgullece, al nicaragüense que es el trabajo por cuenta propia. Me refiero a los pequeños y medianos y grandes negocios o a los pequeños, medianos o grandes productores, individuales o en el modelo asociativo”, destacó.

Rosario aseguró que en temas de productividad y competitividad muchas veces se aprende más del pueblo que de las tecnocracias, ello a pesar de que estas también son necesarias para trasladar ese conocimiento al mismo pueblo.

“Ahora vamos cada día afianzando ese porvenir de luz, vida y verdad con el que tanto soñaron los héroes, los mártires, los héroes sencillos, los héroes de la vida cotidiana, tanto héroe anónimo, seguirlo afianzando a punta de trabajo, seguirlo afianzando desde las instituciones de gobierno, a punta del mejor y más amoroso servicio posible, de la facilitación de todos estos procesos de restitución de derechos, seguirlo afianzando sin vanidades, sin egos, seguir conscientes, desarrollando conciencia, creciendo conciencia”, dijo.

“Estamos llamados a alcanzar un día luminoso sin dependencia, un día luminoso sin pobreza, con educación, salud y todos los derechos esenciales restituidos y eso solo lo podemos hacer juntos como familia nicaragüense, juntos como gran equipo humano en esta Nicaragua llena de vida, porque cuánta vida, cuánta alegría hay en este país”, refirió.