La Juventud Sandinista 19 de Julio (JS-19J) conmemoró el 35 Aniversario de la gesta heroica de la Toma del Palacio Nacional de Nicaragua, fechada un 22 de agosto de 1978 cuando el Comando Rigoberto López Pérez asestó un duro golpe a la dictadura somocista que imperaba en la época.

Otorgando la Orden Juventud Heroica a los miembros de este comando, el Consejo Nacional de Juventud Sandinista reconoció el significado histórico que se anticipó a la Revolución Popular Sandinista, cuando estos héroes participaron en el operativo que irrumpió en el Congreso Nacional integrado por diputados vende patrias que obedecían al régimen del Presidente Anastasio Somoza Debayle.

Edén Pastora (Comandante Cero), fue uno de los guerrilleros que lideró este importante operativo, gesta que a 35 años ha reconocido la Juventud Sandinista otorgándole esta merecida distinción.

“Aquí entramos con boina negra. Los 35 años no fueron en vano, pero fueron 35 años de lucha, de victoria, de gloria de este pueblo, de su vanguardia del Frente Sandinista de Liberación Nacional”, expresó Pastora.

El Comandante Cero manifestó, durante este acto realizado en el mismo Palacio Nacional, que cuando ve a sus otros compañeros de lucha, definitivamente hay un gran convencimiento que el enfrentamiento con la oligarquía somocista no fue en vano.

“Nuestra lucha tuvo fruto, valió la pena luchar, porque vemos a los jóvenes de hoy, revolucionarios de hoy, el futuro de este pueblo, preparándose, y tomando conciencia cada vez más, para nuevas batallas, porque la revolución no se para jamás”, sostuvo.

Pastora expresó que “el operativo del Palacio, que se dio hace 35 años, fue una necesidad histórica, un deber de patriota, una obligación de revolucionarios. La conciencia Sandinista nos llevaba a hacer esto que hicimos hace 35 años”.

El Comandante Cero pidió un minuto de silencio en memoria de otros 12 compañeros que pertenecieron al Comando Rigoberto López Pérez y que murieron en combate durante el enfrentamiento con la Guardia Somocista.

Bosco Castillo, Ministro de la Juventud, manifestó el gran reconocimiento y admiración que tienen todos los jóvenes de Nicaragua por la lucha de estos héroes, quienes son ejemplos con sus espíritus eternos de revolución.

“Ustedes lucharon contra la injusticia, y ustedes libraron a este pueblo de una de las dictaduras más criminales que ha existido en la historia, del planeta. Este país ha librado batallas duras, y en ese momento la batalla fue dura. Y para nosotros es importante, porque las acciones en la historia, y los destacados hombres y mujeres de aquellos tiempos no hubiesen tenido validez sino hubiese germinado la semilla que hoy ha germinado en cientos de miles de jóvenes de este país que hacen labores solidarias junto al pueblo”, refirió.

José Hermógenes Hernández, poblador de Monimbó, fue otro de los muchos hombres que participaron en la Toma del Palacio Nacional, y reconoció que a 35 años, el Gobierno del Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo ha representado esta lucha con un proyecto de nación consolidado, y que marcha a buen paso hacia un futuro lleno de prosperidad.

“Hemos estado y vamos a seguir estando a la par del Comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, y nos sentimos bien porque hemos visto los logros de este Gobierno, y hemos visto todos los beneficios que es por lo que nosotros luchamos. Esta es la nueva generación, un nuevo futuro, en el cual la juventud de hoy tiene que retomar esta bandera de lucha”, indicó.

El destacado héroe recordó como aquel 22 de agosto de 1978, disfrazados de miembros de la Escuela de Entrenamiento Básico de Infantería (EEBI), lograron tomar el palacio y posteriormente negociaron la liberación del Comandante Tomás Borge y otros presos políticos; además de la propaganda de algunos comunicados del FSLN a favor de la gloriosa Revolución Popular que se consolidaba en Nicaragua para aquella época.