El director general de la FAO, Graziano Da Silva, reconoció que Nicaragua se va convirtiendo poco a poco en el granero de Centroamérica, gracias a las buenas políticas del Gobierno Sandinista, al promover la seguridad alimentaria a través de la reactivación de la agricultura familiar.

"Nicaragua se va convirtiendo relativamente en un granero de Centroamérica, un ejemplo de cómo promover la política de seguridad alimentaria y apoyo a la pequeña agricultura familiar", dijo Da Silva, durante un encuentro sostenido con el Vicepresidente Omar Halleslevens.

El alto representante de la FAO consideró que es un gusto ver que los programas implementados por el gobierno en los últimos años han dado buenos resultados rápidamente, lo cual indica que se va por el rumbo correcto.

“Ahora hay un reconocimiento que ese es el camino correcto” estimó Da Silva y agregó que se reconoce a Nicaragua por el apoyo sostenido a la agricultura familiar.

Da Silva entregó al Vicepresidente Halleslevens, un compendio de publicaciones de la Oficina Regional de la FAO, en las que se retoman los temas de pobreza rural, políticas públicas y trabajo. “Son un panorama que recoge los datos de seguridad alimentaria donde se atesta el progreso hecho por Nicaragua”, indicó.

“Nicaragua logró, desde el año 1990 al 2012, bajar la proporción de hambrientos de un 55% a menos del 20%. También logró alcanzar la meta de la FAO de reducir a la mitad el número total de hambrientos. Teníamos más de 2 millones de personas hambrientas en el 90 y llegamos a menos de 1 millón en 2012”, precisó.

El director general de la FAO, agradeció de manera particular la visita del Vicepresidente Halleslevens a Roma, para recibir el reconocimiento que la FAO otorgó a Nicaragua por alcanzar la meta del milenio y la meta de la cumbre mundial de la alimentación.

Por su parte el Vicepresidente Halleslevens, dijo que en esta visita de Da Silva, Nicaragua pretende dar muestras concretas de la cantidad de programas que Nicaragua está desarrollando, muchos de los cuales cuentan con el apoyo de la FAO.

“También Nicaragua va a tener la oportunidad de brindar lo que ha venido haciendo con la voluntad expresa del gobierno en temas como la reducción de la pobreza extrema, la reducción del hambre y de las desigualdades”.

Da Silva conoce experiencia de cooperativas nicaragüenses

Tras su reunión con el Vicepresidente, Da Silva visitó la Cooperativa Multisectorial Los Ángeles de San José, ubicada en el municipio de Masatepe.

Durante un intercambio con las mujeres miembros de la cooperativa, que son socias del Programa Hambre Cero, Da Silva conoció su experiencia de trabajo, el aporte del gobierno para el desarrollo económico y social, así como la incorporación de la comunidad y de las mujeres al trabajo organizado y cooperativista.

Da Silva explicó a las mujeres que para acabar con el hambre se necesita de dos ingredientes fundamentales, y que ambos se dan en Nicaragua.

“El hambre es una desorganización social. La primera etapa para superar el hambre es organizarse, no se puede enfrentar el hambre solo. La manera más eficiente de enfrentar el hambre es con cooperativas”, resaltó.

Una segunda condición para superar el hambre, señaló Da Silva, es un gobierno unido. “Erradicar el hambre no es para un ministro, no es para un presidente, es para un gobierno, es para una sociedad”, afirmó.

Asimismo, indicó que la FAO desde el primer momento ha estado apoyando la formulación de proyectos y trayendo las mejores enseñanzas de todas partes del mundo a Nicaragua, para contribuir con la erradicación del hambre y la pobreza en el país.

Por su parte el Ministro Ariel Bucardo, del Ministerio Agropecuario y Forestal, reiteró que para avanzar en la lucha contra la pobreza se requiere fuerza y decisión de todos los sectores.

Bucardo también reconoció que el actual director general de la FAO, quien anteriormente formó parte del gobierno brasileño, “viene de esa lucha de combate a la pobreza, combate al hambre, que tuvo al frente de programas fundamentales para ayudar a las familias con menos recursos”.

Las mujeres que participaron en el encuentro con el director general de la FAO, desarrollaron una amena conversación y expusieron los logros que han obtenido luego de la constitución de la cooperativa.

“Nosotros el apoyo que hemos recibido en un inicio fue por el bono productivo, nos entregaron animales y herramientas. De esta manera nosotras buscamos la forma de cómo darle mantenimiento a esas herramientas de trabajo, para que nos ayudaran a tener ingresos en la familia”, explicó Fátima Peña, tesorera de la cooperativa.

“A través de la asistencia técnica, a través de que nosotros fuimos caminando en este trabajo todo eso ha sido una experiencia muy satisfactoria, muy buena y el fruto de este bono ahora es el fruto de esta pequeña cooperativa que está comenzando a echar pasos”, agregó.

Según Peña, la cooperativa está en proceso de consolidación, “tenemos personalidad jurídica, somos reconocidas y nosotros pensamos que vamos a salir adelante. Nosotras también vamos a generar empleo para otras familias”, explicó.

Por su parte, Graziano Da Silva destacó el liderazgo y la fuerza que tienen las mujeres para sacar adelante la economía. Dijo que el liderazgo de las mujeres, junto al compromiso del gobierno y su apuesta por la agricultura familiar está dando buenos resultados.

Además resaltó la cooperación de la FAO con América Central y especialmente con Nicaragua. “Saber que esos programas (de gobierno) van por buen camino nos estimula mucho. La FAO está movilizando recursos, está movilizando donantes a nivel internacional para que podamos salir adelante”, expresó.