Una coalición de partidarios del expresidente egipcio Mohamed Morsi que lidera la actual resistencia islamista contra los militares en el poder anunció hoy que iniciará un programa de desobediencia civil.

La Alianza para la Defensa de la Legitimidad (ADL), encabezada por la radical Hermandad Musulmana (HM) e integrada por unos 30 grupos leales al exgobernante, afirmó en una declaración que empezará por boicotear a medios de prensa y a sitios de Internet.

El grupo opositor aseguró que todos esos medios "siembran el odio y las mentiras" y llamó también a obstaculizar el trabajo de las sociedades de hombres de negocios egipcios que financian a los militares en el poder.

Las acciones de desobediencia civil se incrementarán en forma gradual de acuerdo con la evolución de la situación en el país, indicó la ADL.

El gobierno provisional impuesto por la Junta Militar, por su parte, comenzó también a aplicar nuevas represalias contra los opositores, entre las que figuraron este martes las limitaciones impuestas en el aeropuerto capitalino a un partidario de Morsi.

La medida, dispuesta y aplicada por la Fiscalía General al activista Hazem Abdel Azim, consistió en bloquear la salida hacia Bruselas del activista antigubernamental, según la agencia oficial MENA.

Azim había anunciado en un mensaje difundido en la red social Twitter que viajaría a Bélgica para reunirse con miembros de la Unión Europea (UE) respecto a la actual crisis desatada tras el desalojo por el Gobierno de dos acampadas en plazas capitalinas.

El bloque comunitario ha amenazado con revisar sus relaciones con El Cairo y aplicar medidas contra el gobierno militar de persistir la escalada represiva contra los islamistas.

La UE condenó este martes un ataque islamista perpetrado por desconocidos en el Sinaí en el que murieron 24 policías, hecho asociado a la la ola de violencia oficial contra protestas en favor de la reinstalación en el poder de Morsi.

El organismo europeo expresó también preocupación ante el fallecimiento por asfixia este domingo de 36 islamistas presos que eran trasladados a una cárcel por manifestarse contra la destitución el 3 de julio pasado del jefe de Estado electo.

La actual escalada de violencia en el Estado norafricano iniciada el 14 de agosto pasado implica a amplios sectores islamistas y a fuerzas combinadas del Ejército y la Policía que arremetieron ese día contra las acampadas de protesta.

Los militares emplean medios blindados, ametralladoras, granadas de fragmentación y gases lacrimógenos contra los islamistas que participan en las protestas, a quienes también acusan de defenderse con extrema violencia.

Morsi, quien surgió de la HM, un movimiento prohibido en el país durante décadas, fue el quinto presidente de Egipto y el primero en que coinciden su origen civil e islamista y su elección de manera democrática (comicios de junio de 2012).