El Presidente de la República, comandante Daniel Ortega, y la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, compañera Rosario Murillo, presidieron este lunes el acto en saludo al 34 aniversario del Cuerpo Médico Militar del Ejército de Nicaragua.

El acto, realizado en la Plaza de la Revolución, contó con la participación del Jefe del Ejército, general Julio César Avilés; la Comandancia del Ejército; la Secretaria de Defensa, Martha Ruiz; el Jefe del Cuerpo Médico Militar, general Jaimé René Darce; Monseñor Eddy Montenegro; representantes de instituciones del Estado; agregados militares acreditados en el país y otros invitados especiales.

Durante el acto, la Asociación de Agregados Militares en Nicaragua, presidida por Leonel Soza Ortiz, así como representantes de sanidad militar de República Dominicana, El Salvador, Honduras y Estados Unidos entregaron placas al general Darce en reconocimiento a la labor que realiza el Cuerpo Médico Militar de Nicaragua.

Igualmente el Presidente de la República acompañado por el Jefe del Ejército, entregaron de manera póstuma la Medalla Honor al Mérito de Sanidad Militar en Primera Clase al doctor Mario Flores Ortiz, en reconocimiento a su contribución a los planes docentes y educativos y a los planes de salud, tanto dentro como fuera del país.

También le fue entregada la Medalla Honor al Mérito de Sanidad Militar en Primera Clase al Jefe de Sanidad Militar de República Dominicana y presidente del Comité Panamericano de Medicina Militar, Coronel Cirilo Fernández; al Jefe de Sanidad Militar de El Salvador, René Valdés; al Jefe de Sanidad Militar de Honduras, Miguel Franco Cruz. El Cuerpo Médico Militar también entregó esta medalla a personalidades nicaragüenses como el doctor Denis Saavedra, doctor Cesar Augusto Ramirez, doctor Jorge Alberto Cuadra; licenciada Maria Josefina Salinas; maestro Roger Pérez de la Rocha, a la compañera Reyna Rueda, secretaria del Consejo Municipal de Managua; y a la compañera Carmen Alegría, secretaria de FETSalud del departamento de Carazo.

La Medalla Honor al Merito de Sanidad Militar en Segunda Clase fue entregada por su parte al doctor Armando José Jiménez y al doctor Marcos Antonio Chacón, fundadores de los servicios médicos del Ejército; y a la señora Anita Ampié Dolmus, coordinadora de Salud del Gabinete de Familia, Comunidad y Vida del barrio Santa Elena, entre otras.

Cuerpo médico desde las entrañas del pueblo

Durante su intervención el Presidente de la República, dijo que a 34 años el Cuerpo Médico Militar sigue desarrollándose y fortaleciéndose desde las entrañas mismas del pueblo nicaragüense.

En este sentido afirmó que el Ejército y sus cuerpos armados tiene una corta vida al igual que el proceso revolucionario.

Aseguró que a pesar de ello esta vida ha sido muy intensa, tanto para Nicaragua como para sus instituciones.

“Este es un Ejército que viene del combate, que viene de la lucha”, afirmó.

Recordó que luego del triunfo de la Revolución, el Ejército se preparó para la paz, entre lo que figuró la alfabetización, donde las fuerzas armadas se movilizaron en apoyo de esa heroica gesta.

“Allí (estuvo) el Cuerpo Médico, junto con el sistema de salud nacional, participando en el acompañamiento para asegurar la salud de alfabetizadores y la salud de los alfabetizados”, señaló.

El mandatario afirmó que no obstante la paz fue corta porque se impuso la guerra, de allí que este Cuerpo Médico se forjara también en tiempos de confrontación atendiendo a civiles y soldados heridos.

“En medio del combate, en medio de las balas se forjó este Cuerpo Médico”, recordó.

Daniel manifestó que ya en tiempos de paz, desde 1990 hasta la fecha, el Cuerpo Médico Militar ha estado abocado a servirle a los soldados, a los oficiales, a sus familiares y a los nicaragüenses, ya que esta atención no solo se realiza en el Hospital Militar, sino también en donde se desplaza el Ejército.

Nicaragua es un país seguro, a pesar de su pobreza

Aseguró que los productores en zonas rurales, independientemente de signos políticos, demandan la presencia del Ejército para ejercer sus labores productivas en paz y no ser víctimas de asaltos, secuestros o asesinatos.

Señaló que este tipo de crímenes están presentes en todo el mundo, y que Nicaragua no es la excepción.

En este sentido, dijo en una plática con un periodista inglés, este le manifestaba su sorpresa de que Nicaragua, siendo uno de los países más pobres de la región, tenga niveles tan altos de seguridad.

Explicó que este había visitado varios países centroamericanos y México y que en todos encontró mucha inseguridad.

“Él esperaba encontrarse en Nicaragua algo parecido”, señaló.

Señaló que el periodista y su equipo estuvo 15 días en Nicaragua escuchando diferentes criterios, quedando sorprendido del nivel de seguridad que disfruta la nación.

Daniel dijo que por sus niveles de pobreza, Nicaragua debería estar tomada por el narcotráfico y el crimen organizado.

Manifestó que esto contrasta con los limitados recursos del país, el cual tiene el presupuesto más pequeño de la región.

El mandatario dijo que ello responde precisamente a que hay un Ejército y una Policía forjados en la Revolución y que han asumido su papel constitucional.

En este sentido, aseguró que esta es una “fuerza que viene de las raíces del pueblo, que se vino forjando con la colaboración del pueblo nicaragüense, que le tocó librar batallas de todo tipo, siempre encarnadas en el pueblo”.

Subrayó que estas instituciones han manteniendo sus principios y valores, y que es allí “donde reside la principal y mayor fortaleza, no en grandes destacamentos militares, no en enormes y gigantescos medios militares. La fortaleza de esta institución, la fortaleza del Cuerpo Médico reside en el coraje, en la fuerza espiritual, en la conciencia, en el corazón de todos ustedes, compañeras y compañeros”.

Paz hay que preservarla

El comandante reiteró que la paz es un elemento que hay que cuidar y cultivar en Nicaragua.

“No queremos para Nicaragua golpes de Estado como los que se han producido en los hermanos países latinoamericanos”, subrayó.

Al respecto, señaló que esto está garantizado por la calidad del Ejército, de la Policía y las instituciones surgidas con la revolución.

Al concluir su intervención, Daniel felicitó al Cuerpo Médico Militar por el trabajo que viene realizando en estos nuevos tiempos, así como también a su jefe, el general Jaime René Darce.

El comandante también saludó a la compañera Rosario Murillo, quien viene acompañando esta lucha por años.

“(Ella) viene siendo parte de esta lucha por años”, indicó destacando “la atención y la sensibilidad que tiene para estar pendiente de todos los requerimientos, de todos los planes y propuestas que me envía el general Avilés (Jefe del Ejército)”.

“Tiene allí, general, una buena aliada”, añadió.

Destaca memoria del doctor Flores

El comandante subrayó que tuvo el honor de entregar un reconocimiento de manera póstuma al doctor Mario Flores Ortiz, en manos de su viuda Alicia Fonseca.

Dijo que el doctor Flores Ortiz fue un profesional extraordinario, forjador de generaciones en las universidades, prestigiado en la región latinoamericana y caribeña y con una calidad revolucionaria.

“Él era un profesional altamente calificado y era un revolucionario altamente calificado”, sostuvo.

Señaló que el doctor Flores no fue sólo un gran maestro en medicina, sino también en cultura política, en la ciencia revolucionaria, en la economía y en la historia.