Un caos total se vive en la única calle de acceso a residencial Praderas de Las Colinas, hacia donde ha sido trasladado el Consulado Costarricense: vendedores, taxis, vehículos particulares y usuarios del servicio consular se aglomeran en los alrededores de lo que próximamente podría convertirse en un pequeño centro de comercio informal.

Ante esta situación los vecinos de Praderas de Las Colinas han decido bloquear el acceso al lugar, argumentando que el traslado del consulado está acabando con la tranquilidad de usa zona de Managua.

Este lunes el Consulado tico tampoco abrió sus puertas y según la sede diplomática por el momento atenderán solamente en Rivas.

Los pobladores señalaron que el problema responde a asuntos eminentemente urbanísticos y de sentido común ya que el lugar fue diseñado como área residencial, no como un centro comercial.

“Aquí no se trata de xenofobia, no se trata de que tengamos nada contra los ticos, únicamente se trata de que este local donde quieren poner el consulado es una equivocación. Si ustedes ven la calle al fondo ni siquiera se ha instalado el consulado y ya no tenemos acceso o tenemos acceso difícil a la única calle que tenemos para entrar al proyecto”, aclaró Rafael Núñez, residente de la urbanización.

Si bien los más afectados son los habitantes del sector, estos aseguran que también hay afectaciones para los usuarios del servicio consular, pues el sector está ubicado lejos de las principales vías de la capital.

“Aquí no hay espacio para esa gente (para atender a los migrantes), este no es lugar adecuado para los vendedores. No hay espacio. Dicen que son 9 cuadras de fila en temporada alta ¿Dónde piensan albergar a toda esa gente?”, lamentó por su parte Rosario Arana, otra de las reclamantes.

Ante esta situación las autoridades costarricenses han emitido un comunicado donde informan a la ciudadanía que el consulado de Managua permanecerá cerrado hasta nuevo aviso, orientando además que para cualquier trámite consular se aboquen a las oficinas ubicadas en las ciudades de Rivas y Chinandega.

Muchas de las personas que no conocieron de este comunicado dijeron sentirse frustradas por toda esta situación.

“Uno paga un montón de reales (córdobas) para venir hasta acá y está cerrado. Nos están mandando para Rivas y eso significa que tenemos que gastar más”, señaló Nubia Raudez, quien esperaba viajar hacia Costa Rica en los próximos días.