Lavrov denunció que "ese es el ánimo que existe entre algunos de sus integrantes", que se reunieron el domingo en Estambul, informaron las agencias del país caucásico.

"Allí hasta intentan arrogarse de la responsabilidad sobre el reconocimiento o no de una organización como representante legítimo del pueblo sirio", dijo.

El jefe de la diplomacia rusa tachó las intenciones de los "Amigos de Siria" de "postura provocadora dirigida a frustrar todas las oportunidades que ahora se presentan como resultado de la misión de Kofi Annan", enviado especial de la ONU y la Liga Árabe a Siria, y advirtió: "Por supuesto, lo impediremos".

Subrayó que el Consejo de Seguridad es el único órgano que puede valorar el grado de cumplimiento del plan de seis puntos presentado por Annan tanto por parte del régimen sirio de Bachar al Asad como de los opositores.

El ministro ruso reconoció que "el Gobierno (sirio) claramente tardó con las reformas, pero cerrar los ojos ante el hecho de que éstas se están implantando sería incorrecto".

"Los dirigentes sirios han cometido muchos errores durante el último año, principalmente en lo que se refiere a su reacción inadecuada ante el movimiento de protesta, aunque también destacamos que entre los manifestantes pacíficos había provocadores armados", indicó.
No obstante, criticó a la oposición siria por su rechazo al diálogo con Asad.

"Cuando la oposición proclama que la única salida a la crisis es la renuncia de Asad, eso es una invitación al derramamiento de sangre. O son muy ingenuos y piensan que 'en el extranjero nos ayudarán' a echarlo (...) o es una provocación", señaló.

En todo caso, Lavrov cree que "el compromiso es posible": "Cuando yo estuve en Damasco a principios de febrero, Asad dijo que él estaba dispuesto a delegar sus correspondientes facultades a su vicepresidente para el comienzo del diálogo político".

"Ésta es una propuesta que, en mi opinión, no se puede rechazar", añadió.

Previamente, Lavrov declaró en rueda de prensa que la decisión de los "Amigos de Siria" de reconocer al Consejo Nacional Sirio (CNS) como "representante legítimo de todos los sirios" es "un planteamiento peligroso y en realidad va en contra de los esfuerzos" de Annan.

Además, criticó la exigencia de esos países al régimen de Asad de que el actual conflicto sea resuelto "en cuestión de días, no semanas".

"Sí, el Gobierno sirio tiene el deber, y así lo estipula el plan de Kofi Annan que apoyamos, de dar el primer paso y empezar a retirar las tropas", admitió.

Rusia, según el canciller ruso, declinó la invitación para participar en la conferencia de los "Amigos de Siria" por la ausencia de todos los representantes de la oposición siria y del Gobierno.