Durante su visita a Armenia, Serguei Lavrov dijo que un ataque contra Irán desestabilizaría la región.

Israel y Estados Unidos han señalado que todas las opciones siguen abiertas, incluyendo acciones militares, para evitar que Irán obtenga armas nucleares.

Las autoridades iraníes insisten en que su programa de enriquecimiento de uranio tiene como objetivo la investigación y la generación de energía para uso civil, pero Israel y países de Occidente creen que encubre la intención de desarrollar armas nucleares.

Rusia ha rechazado enérgicamente la imposición de nuevas sanciones y ha exhortado al diálogo.