Los organismos europeos de protección de datos investigan el impacto del programa de espionaje estadounidense Prism en la vida privada de los ciudadanos del continente, anunció hoy aquí la Comisión de Informática y Libertades francesa (CNIL).

En un comunicado, estas entidades conocidas como G-29 aseguraron conocer el funcionamiento de un grupo de trabajo de Washington y Bruselas para investigar las revelaciones sobre el espionaje realizadas por el exanalista de la seguridad norteamericana Edward Snowden.

"No obstante, la CNIL y sus homólogos europeos estiman que paralelo a ese grupo, nos corresponde evaluar de manera independiente las violaciones potenciales al derecho a la protección de datos y las consecuencias del programa Prism para la vida privada", señaló el documento.

Con ese propósito, pidieron ayuda a la Comisión Europea en carta enviada a la vicepresidenta de esa entidad, Viviane Reding, con el propósito de detallar la legislación de Estados Unidos y de los países de la Unión Europea (UE) en materia de vigilancia de ciudadanos.

Entre las cuestiones que prenden esclarecer se encuentran la naturaleza exacta de las informaciones recolectadas por la seguridad norteamericana y las condiciones en las cuales acceden a ellas.

Agregaron que también se interesarán por la existencia de programas similares en las naciones de la UE, en aras de asegurar el respecto a las informaciones privadas de los ciudadanos.

Según el comunicado, ya está funcionando una comisión de trabajo que presentará un balance de sus primeras labores en septiembre próximo.

En los últimos meses, Snowden, quien recibió asilo temporal en Rusia, ha revelado varios documentos secretos sobre el programa norteamericano para vigilar a millones de personas mediante las comunicaciones telefónicas y de Internet, lo cual ha generado numerosas expresiones de rechazo y protesta en todo el mundo.

El caso Snowden ha tensado las relaciones Washington-Moscú, al punto que el presidente Barack Obama canceló un encuentro con su par ruso, Vladimir Putin, programado para septiembre venidero en la cumbre del G20.