Este fin de semana los precios de los principales productos alimenticios que componen la canasta básica se mantienen estables, aseguraron comerciantes de los mercados capitalinos.

En un recorrido de los medios del Poder de las Familias y Comunidades, por el mercado Israel Lewites, vendedores y vendedoras de productos cárnicos, mariscos, verduras, granos básicos y lácteos, señalaron que las ventas están buenas gracias a que los precios se han mantenido estables.

En efecto este fin de semana, en los centros de compras populares pudo observarse la aglomeración de familias en busca de los alimentos básicos para su consumo cotidiano.

Porfirio Ribera, vendedor de pollo, explicó que los precios se han mantenido durante semanas, siendo el más barato el pollo americano que cuesta 20 córdobas la libra y otras marcas demandadas cuestan entre 25 y 27 córdobas.

María Gloria Martínez, del sector de las verduras, explicó que en general los precios se han mantenido e incentivó a las familias a consumir verduras y legumbres en deliciosas ensaladas.

“Aquí estamos en la lucha diaria para mantener los precios, para que las familias se beneficien y nosotros también”, aseguró.

Algunos productos que han bajado de precio son los tomates, el repollo, la papa, limones, y las verduras también mantienen sus precios.

Martha Irene Alvarado, comerciante de mariscos, aseguró que los precios se han mantenido casi congelados. “Tenemos pargo a 40, Corvina a 45, pargo rojo a 60, además hay macarela, filete, cabezas de pescado, tortas de corvina, aquí tenemos de todo y fresquito, recién traído”, aseguró.

Olimpia  Núñez, del sector de los granos básicos y cereales, también destacó el esfuerzo de los comerciantes para que los precios se mantengan justos para los consumidores.

“Estamos haciendo  un esfuerzo para mantener la clientela. Tenemos  precios cómodos para que la  clientela nos venga a comprar”, comentó.

En otros sectores como el de las carnes, Rudy Medrano, comerciante de todo tipo de carne de res y de cerdo, aseguró que los precios se mantienen y que las ventas, gracias a Dios, han sido buenas.