Para Beto Almeida, fundador de Telesur, enviado especial para la cobertura de las elecciones de Nicaragua, y quien estuvo en su calidad de acompañante, fue muy importante ver la actitud de las familias nicaragüenses.

Yo vi muchas personas con discapacidad, incluso, caminando hasta 20 minutos para llegar aun centro de votación, amparados con muletas y una actitud de optimismo y sobre todo dignidad”, comentó.

“Es mucho más que un simple voto electoral, es un voto de asentar y consolidar procesos y proyectos de inclusión social”, remarcó.

Yo vi que el voto estaba traduciendo cosas muy concretas y no solamente hacer un proceso o algo más, más bien es… vamos a seguir por ese curso”, añadió.

Por su parte el periodista italiano Fabrizio Casari, investigador y escritor, este 7 de noviembre se asentó bajo fuego enemigo la institucionalidad del país.

Dijo que se demostró que este proceso electoral tiene dos elementos fundamentales, la democracia formal porque con el voto se rechazó el intento de golpe de estado y se ha decidido que es el camino constitucional de Nicaragua se respeta, no solo afuera, sino que adentro. Y la democracia sustancial, porque lleva toda la carga positiva de la mejoría social, de la reducción de la pobreza y de los programas de inclusión social.

Ambos analistas de la política estuvieron conociendo de primera mano todo el proceso electoral de Nicaragua y conversaron con Alberto Mora en la Revista En Vivo de Canal 4.

Casari añade que quedó claro que en Nicaragua la Constitución es el único papel que manda, no la prensa y que el Presidente Daniel Ortega y la Vicepresidenta Compañera Rosario son la garantía de la aplicación correcta de la Constitución nicaragüense.

Explicó que con el voto de este 7 de noviembre es una situación de presión internacional muy fuerte, donde antes que se celebraran las elecciones ya eran desconocidas, igual que pasó en Venezuela, no obstante dijo que aunque quisieron decir que no había los paradigmas democráticos suficientes, sin embargo si los hubo.

En este sentido dijo que una oposición que ahora tiene el 25 por ciento de representatividad es una oposición de todo respeto, “en mi país, por ejemplo no existe una oposición con el 25 por ciento, es mucho menos, hay un gobierno donde todos están juntos y los que quedan afuera son un 10 o 12”.

Continuó explicando que el 25 por ciento significa que 2 ciudadanos o 3 ciudadanos de cada 10 dicen: yo no comparto lo que dice el gobierno, “¿Y si eso no es democracia, entonces que es eso?, se preguntó.

Pero hizo énfasis que no sería democracia que esos dos o tres gobernaran a los siete, entonces la gobernanza de un país es la aplicación la voluntad y deseo de la mayoría y el Frente Sandinista con se voto contundente demostró quién tiene la mayoría.

El periodista italiano expresó que no es fácil para la oposición porque en sus programas no tienen que ofrecer cuando ya el modelo del Frente Sandinista recoge programas sociales dirigidos al desarrollo de las familias.

“Ese modelo del Frente Sandinista que va mucho más allá de las fronteras de Nicaragua, un modelo que debe impulsar a toda la izquierda, sobre todo la light que se pasan entre coctel y coctel a como pasarse el día. Aquí hay un modelo interesante, de estudiarse y no de criticarse”, remarcó.

La elección de ayer fue una reiteración de una disponibilidad al ejercicio de la democracia y la aplicación de la Constitución de Nicaragua, que les guste o no, así va a ser, y así va a seguir, y decidir que tu soberanía nacional es tu producto más importante e inmediato que tiene tu país, es una lección que muchos países que critican, debería de aprender”, comentó.

Beto Almeida expresó su preocupación de la confusión de ciertos círculos progresistas en relación a Nicaragua, incluso algunos que tenían vinculación en el campo intelectual o de la teología de la liberación

Para el periodista el voto que se hizo, se traduce en cosas concretas, para el la gente dijo: “Yo voto para afianzar un proyecto y asegurar continuidad de determinada línea económica, social, política y de inclusión, que tiene una carga ideológica y filosófica, y tiene un sentido democrático traducido en cosas palpables, para que la gente eleve su nivel de vida”.

Dijo que esto no se conoce en el mundo, por la guerra mediática que sufre Nicaragua, incluso lamentó que la confusión de círculos de izquierda de Brasil durante el intento de golpe de 2018.