El Ministerio del Interior de Egipto anunció este jueves que las fuerzas de seguridad están autorizadas a partir de este jueves a disparar balas reales contra los manifestantes que ataquen bienes públicos o a los uniformados.

En un comunicado, el Ministerio apuntó que ha tomado esta decisión "a la luz de los ataques terroristas de los Hermanos Musulmanes contra instituciones y la Policía, sus intentos de apoderarse de armas y el corte de caminos para sembrar el caos".

Explicó que sus fuerzas harán cumplir la ley "con todos los medios para proteger el país e impedir agresiones y ataques contra la ciudadanía y las propiedades públicas".

El anuncio se produce luego de que los manifestantes islamistas prendieran fuego a la sede de la administración pública de una provincia de El Cairo (capital), en protesta por la represión policial de este miércoles que dejó más de 500 personas muertas, según el Ministerio de Salud.

El incidente en esa ciudad fue confirmado por fuentes ministeriales quienes informaron a la cadena Al Jazeera que los manifestantes lanzaron bombas molotov contra el edificio. Confirmaron que los empleados de la gobernación no se encontraban dentro y que desalojaron el lugar antes de iniciarse el incendio.

La formación política Hermanos Musulmanes llamó este jueves a mantenerse en las calles para exigir el regreso al poder de Mohamed Mursi, derrocado el pasado 3 de julio por el Ejército egipcio.

Tras las acciones de violencia, el vicepresidente de Egipto, Mohamed El Baradei, presentó su dimisión. En un comunicado, la autoridad defendió su postura: "No puedo seguir asumiendo la responsabilidad de las decisiones con las que no estoy de acuerdo y temo sus consecuencias. No puedo asumir la responsabilidad de una sola gota de sangre".

Este jueves, el jefe de Estado egipcio, Adli Mansur, aceptó la dimisión de El Baradei sin dar detalles y reiteró que está decidido a cumplir el plan de transición trazado después del golpe militar que depuso a Mursi. Mansur estipula la celebración de elecciones presidenciales y parlamentarias así como la reforma de la Constitución.