El Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua condecoró al embajador de Cuba, Juan Carlos Hernández Padrón, con la orden José de Marcoleta en grado de Gran Cruz, al culminar su misión diplomática de cinco años.

El Ministro de Relaciones Exteriores, Denis Moncada Colindres, hizo memoria de todo el apoyo que Nicaragua recibió de parte de Cuba durante el trabajo del excelentísimo embajador, quien arribó al país en el mes de diciembre del año 2016.

“Permítame transmitir el saludo fraterno y revolucionario de nuestro pueblo, de nuestro gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, del comandante Daniel Ortega Saavedra, Presidente de la República de Nicaragua y de la Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta, así como nuestro agradecimiento por su incansable labor en pro del fortalecimiento de las relaciones históricas de hermandad y solidaridad que unen a nuestros pueblos libres y soberanos”, expresó el canciller Moncada.

“Con la gestión del hermano Juan Carlos Hernández, el pasado 20 de octubre del 2021, se realizó la donación a nuestro país del primer lote de vacuna cubana Soberana 2 y Abdalá, sumando 1.2 millones de dosis en apoyo a los esfuerzos de nuestro gobierno para la atención de las familias nicaragüenses ante el Covid-19”, detalló.

El canciller de Nicaragua agregó que: “Además, durante el cumplimiento de su misión, el compañero embajador Juan Carlos Hernández Padrón impulsó la suscripción de importantes acuerdos y convenios en materia de educación, salud, materia penal, cultural, entre nuestros países, asimismo, en embajador promovió las relaciones culturales entre Cuba y Nicaragua a través del arte, la música y la gastronomía, destacando la participación activa en los festivales organizados por el gobierno de Nicaragua”.

“Hacemos entrega en nombre de nuestro pueblo y gobierno de la orden José de Marcoleta en Grado de Gran Cruz, como un merecido reconocimiento a sus méritos y aportes a las relaciones de hermandad, amistad, solidaridad y cooperación entre nuestros países. Reiteramos el invariable compromiso de Nicaragua de continuar defendiendo ante la comunidad internacional la soberanía y autodeterminación de nuestros pueblos que no se venden ni se rinden jamás”, culminó Moncada, deseando éxitos en las misiones futuras del embajador.

Por su parte, el excelentísimo embajador de Cuba en Nicaragua, Juan Carlos Hernández Padrón, agradeció al gobierno del presidente Daniel Ortega por entregarle esta alta distinción.

“No la tomo como mía propia sino como un reconocimiento a mi patria y a la histórica relación de hermandad entre nuestros pueblos y gobiernos. Para este humilde cubano ha constituido un grandísimo honor representar a mi país ante la hermana República de Nicaragua, nación a la que nos unen lazos fraternos que se remontan a los encuentros de dos grandes de nuestra América: El príncipe de las letras castellanas, Rubén Darío y el apóstol de la independencia cubana, José Martí”, aseguró Hernández.

“Nuestra unión fraternal no es nada nuevo ni casual. Atravesó terremotos, huracanes, guerras sucias, invasiones mercenarias, cruzadas de alfabetización y más de un siglo de agresiones, calumnias y apetencias imperiales que no han podido ni podrán doblegar el estandarte erguido de los hijos de Sandino y de Fidel”, refirió el embajador.

“En esta tierra de lagos y volcanes y un sol que no declina nos hemos sentido bendecidos por el cariño de su noble y laborioso pueblo. Hemos sido testigo de la atención personal y el seguimiento directo que le confiere el comandante Daniel y la compañera Rosario a los temas de la agenda bilateral y a todo cuanto fortaleza y aporta a nuestro pueblo”, aseveró al despedirse.

 

CUBA

CUBA

CUBA

CUBA

CUBA

CUBA