El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció hoy la cancelación de los ejercicios militares conjuntos con Egipto programados para el mes de septiembre, ante el agravamiento del conflicto en esa nación norafricana.

Obama advirtió que revisará la relación con las autoridades interinas egipcias, aunque mantendrá la cuantiosa ayuda militar que Washington proporciona a ese país (alrededor de mil 300 millones de dólares al año).

Al hablar desde su residencia vacacional de Martha's Vineyard (Massachusetts), el gobernante también eludió calificar de golpe de Estado el derrocamiento del presidente electo Mohammed Morsi y la instalación en El Cairo de una junta militar.

El mandatario se pronunció un día después de que el gobierno interino egipcio reprimiera violentamente a los partidarios del depuesto Morsi, con saldo que supera los 500 muertos.

Estados Unidos y Egipto tenían previstas las maniobras militares conjuntas denominadas Bright Star para mediados de septiembre. Las de 2011 se suspendieron debido a la destitución del entonces presidente Hosni Mubarak.