El agente de Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), doctor Carlos Argüello, dijo que respalda la posición del Presidente Daniel Ortega Saavedra, en el sentido de instar al diálogo a Colombia, a fin que se puedan dar las coordinaciones necesarias para hacer cumplir la sentencia de La Haya, tal y como fue redactada por el órgano jurídico.

“Nicaragua históricamente siempre ha cumplido la sentencia de la Corte, así que lo único a que está llamando (el presidente Daniel) a Colombia, a Costa Rica y todos los países hagan otro tanto (tengan actitud similar). La posición del comandante Daniel, es una posición de estadista”, reflexionó Argüello que se presentó al parlamento para saludar al Padre Miguel D’Escoto que recibió la medalla Honor en Oro de la Asamblea Nacional.

Argüello considera que el Padre Miguel es el principal artífice de la defensa de la soberanía nacional, ya que cuando ejerció la posición de canciller se dedicó a recoger y documentar los problemas limítrofes de Nicaragua con otras naciones.

Considera que Colombia hace un doble discurso, cuando denuncia a Nicaragua de otorgar permisos de exploración petrolera en una zona de reserva, algo que en realidad fue hecho por Colombia a sabiendas que ese territorio fue restituido por la CIJ a los nicaragüenses.

Aplaudió que la Asamblea Nacional haya aprobado una resolución de respaldo a la posición de Nicaragua, de demandar la plataforma marítima extendida, pues todas las instituciones nacionales deben estar unidas en relación a la defensa de la soberanía nacional.

“Me parece muy importante que la Asamblea Nacional este dando el respaldo al ejecutivo en las labores que está llevando a cabo en la defensa del territorio nacional”, dijo Argüello.

Al preguntársele si Nicaragua puede buscar el restablecimiento de la provincia de Guanacaste en Costa Rica, recordó que ese territorio fue entregado al país vecino cuando nuestra nación estaba intervenida y ocupada por el imperialismo norteamericano.

“La única información que tengo es la de ustedes (los periodistas) lo que el presidente dijo ayer, obviamente ese territorio fue adquirido (cedido a Costa Rica) en circunstancias que todos conocen, es una cuestión que a todos los nicaragüenses nos duele, lo que vaya hacer o se pueda hacer, son cosas que habría que preguntarle directamente al presidente”, señaló.

Guanacaste es una herida para nosotros

Indicó que cuando Nicaragua firmó el tratado Jerez-Cañas el 15 de abril en 1858 con Costa Rica, fue precisamente meses después que el filibustero William Walker se había tomado el país, bajo la venía del gobierno norteamericano de la época y todos los Estados esclavistas de ese imperio.

“En esa circunstancia se firmó ese tratado, Costa Rica los sabe, sabe porque fue doloroso para Nicaragua, no fue un tratado que fue firmado voluntariamente, esa es una herida que siempre vamos a tener con nosotros”, señaló, habrá como países vecinos, como hermanos, hemos convivido con ella, podemos llegar a acuerdos hermanables

Dice que le resulta irónico que las autoridades ticas acusen a Nicaragua, de ser un país expansionistas, cuando la historia dice lo contrario, pues “a Nicaragua le han arrebato territorio, han pretendido arrebatarle, Colombia había pretendido arrebatarle espacios marítimos importantísimos, Costa Rica es un asunto que sucedió hace 150, hace 180 años, es un asunto antiguo y viejo, pero siempre está en la conciencia de todos nosotros, lo que sucedió ellos saben perfectamente, eso es una realidad histórica”.

“Los ticos deberían estar perfectamente claros que hablar de expansionismo, refiriéndose a Nicaragua es una ironía y una burla y decirlo en el momento que están celebrando la elección de lo que era territorio de Nicaragua eso es francamente, cuidado ya se pasa de ironía, no quiero usar otro término”.

Jacinto Suárez, Presidente de la Comisión del Exterior de la Asamblea Nacional, recordó que la diplomacia tiene un ABC, el que te indica que la solución de las controversias pasa primeramente por la víapacifica, pero cuando esta se agota tiene que recurrirse a los organismos internacionales, algo que siempre ha fomentado Nicaragua.

“Si la solución pacifica no funciona, uno va a los tribunales, pero uno no puede ante un fallo de un tribunal comenzar a cuestionarlo, cuando lo que necesita es una dialogo para la implementación de ese fallo”, dijo Suárez, destacando que si existe preocupación por los raizales (pobladores de la Isla de San Andrés, se platica y se dialoga, pero no se recurre a la violencia verbal, tal y como lo hace Colombia.

En el caso de Costa Rica, Suárez señaló que ese país “vive de hablar mal de Nicaragua” por lo tanto no quiere negociar, ni dialogar, porque ese día que platique, se le acaba su jueguito.

Subrayó que el tratado que entregó Guanacaste a Costa Rica, fue firmado cuando Nicaragua era ocupada y ahora perfectamente puede ser discutido en los tribunales.

El experto en Derecho Internacional Manuel Madriz, dijo que se puede ver la posibilidad de revisar el tema. “Hay que revisar en detalle eso, por supuesto que es un tema interesante de estudiar y de ver la posibilidad de plantear algo”, dijo el experto.