A pocos kilómetros del centro de la ciudad de Masaya se encuentra la comunidad Buena Vista, sitio meramente rural, donde sus pobladores se dedican al cultivo de algunos perecederos como la yuca, un tubérculo que en los últimos años ha logrado alcanzar un valor económico bastante alto debido a la utilidad y el procesamiento al que ha sido sometido por un grupo de pequeños productores de este lugar.

En medio del verdor del campo y los inmensos plantíos de yuca se ubica la Asociación Nicarahuac, conformada por dos pequeñas cooperativas cuyos miembros no superan los 21 socios, quienes ansiosos de superación y con el vivo entusiasmo de tener una fuente de empleo para su comunidad, se dieron a la tarea de iniciar este pequeño negocio en el que procesan esta materia prima la cual les ha permitido salir adelante y ser un ejemplo vivo para sus demás vecinos.

Desde hace seis años, estos agricultores se dedican al cultivo y procesamiento de 21 especies diferentes de yuca, en el que garantizan la inocuidad del producto, además se han dado a la tarea de promover una variedad de utilidades como la producción de semilla de yuca de alto rendimiento, almidón para usos diversos de la industria, afrecho para alimento animal, harina de yuca panificable y harina de consumo animal, siendo este el resultado del trabajo integral.

Moisés Espinoza, presidente de Nicarahuac, señala que una de las razones por la cual iniciaron su trabajo en este rubro fue la necesidad de crear empleos en su comunidad y que solo el esfuerzo y los deseos de salir adelante han logrado que cada día sean más las familias protagonistas de este ejemplar proyecto.

“Estamos en todos los eslabones de la producción de yuca, nuestro trabajo inicia desde la producción de la raíz, semilla, acopio de semillas y transformación de las raíces en productos de suma utilidad en el comercio del país, gracias al esfuerzo que hemos realizado en estos años hemos logrado a través de la generación de empleo una nueva oportunidad a 142 familias y adicional a ellos trabajan 64 familias más de manera individual a la que también le damos acompañamiento” destacó.

“Somos una asociación de desarrollo y dentro de nuestras inquietudes surgieron temas como las brechas tecnológicas, los bajos precios de los productos agrícolas y es aquí cuando decidimos trabajar en la diversificación de los cultivos y darle valor agregado, como productores nos centramos en este rubro, logrando así duplicar la productividad alcanzando un resultado de 380 quintales por manzana, superando así la medida nacional” expresó.

Espinoza a su vez, manifestó sentirse respaldado por el gobierno central, quienes a través de los diferentes programas impulsados para el bienestar del sector agropecuario han logrado alcanzar un mayor crecimiento en la producción de yuca, permitiéndoles así nuevas rutas de comercio a nivel internacional.

“Actualmente estamos trabajando con el gobierno central, quienes nos han facilitado 12 especies de yuca de alto rendimiento más las 9 especies más con las que actualmente trabajamos, para la producción de raíces de yuca implementamos el manejo agronómico, de esta manera estamos sobrepasando los índices de producción, además estamos siendo partícipes de capacitaciones e intercambios de conocimientos con organizaciones afines a este rubro, quienes nos visitan desde Cuba para brindarnos información con respecto al tratamiento y buen manejo de la materia prima” afirmó.

“Con el apoyo que nos brinda el gobierno a través del Programa de Cadena de Valores (PROCAVAL) hemos venido mejorando las condiciones de trabajo en el marco del desarrollo agroindustrial de la yuca y de esta manera hemos mejorado la calidad y la inocuidad, ampliando así los espacios de venta a otros mercados que lo están requiriendo” añadió.

“Actualmente estamos entregando nuestros productos a Guatemala y El Salvador, atendemos en nuestro país a todas las industrias que elaboran alimentos para animales, los contactos los hemos creado a través de la publicidad y la promoción de los productos a través de ferias, en la que impulsamos de gran manera nuestro trabajo” añadió.

Otro de los grandes aportes que el gobierno ha brindado a estos cooperativistas es el financiamiento que en los próximos días se les será entregado, el cual les permitirá la adquisición de nuevas maquinarias para el desarrollo de sus labores, alcanzando así un sistema más rápido de procesamiento y el cumplimiento de los estándares en sus productos, lo cual les brindará la oportunidad de vender sus productos a mejores precios.

De esta manera, se evidencia que en nuestro país que la agroindustria ha alcanzado un espacio importante en la economía nacional, ubicándose en una de las fuentes de empleo con mayor presencia en las zonas rurales del territorio nacional.