Con la puesta en escena de la obra ‘Asesinato Frustrado’, el Instituto Nicaragüense de Cultura (INC) y el Teatro Nacional Rubén Darío, conmemoraron los 100 años del natalicio de la destacada actriz Pilar Aguirre, reconocida en el ámbito artístico como la ‘Primera Dama del Teatro Nicaragüense’.

Desde las tablas de la Sala Experimental del Teatro Pilar Aguirre, este martes 13 de agosto, el colectivo de teatristas ‘La Tercer Máscara’, recordó a la gran actriz nicaragüense con la mágica obra de Alberto Icaza, cuya dirección artística estuvo a cargo del profesor Erasmo Alizaga Reyes.

Luz Porra Aguirre, hija de Pilar, asistió a este importante homenaje y expresó sentirse muy contenta y orgullosa de que se haya puesto el nombre de su mamá a esta Sala Experimental, además porque las nuevas generaciones de artistas se han sumado a rendir este tributo en ocasión al centenario de su natalicio.

“Estoy muy agradecida de cómo el pueblo le ha respondido a ella, su actuación, su vida, su entrega, porque ella entregó su vida al teatro y me siento muy orgullosa de ese legado que dio mi madre al país y a la familia”, manifestó Porra.

Actriz de proyección internacional

El teatrista nicaragüense, Salvador Espinoza, sostuvo que Pilar Aguirre fue una gran persona, una mujer muy sincera que decía las cosas tal cual las pensaba, siendo una artista muy abierta y de un corazón humilde.

“Pilar cultivó diversos estilos y géneros, como el teatro musical, lírico y dramático, que son muy difíciles de manejar”, explicó Espinoza, además de agregar que la actriz empezó su carrera con las primeras compañías de teatro que vinieron a Nicaragua recorriendo Centroamérica, desde América del Sur y Europa.

“Había una compañía emblemática, que era la compañía de Paco García en la que Pilar fue invitada para ser miembro de ese elenco y actuar en otros países. En Nicaragua, el teatro estaba muy incipiente en esa época, y había un teatro que después del periodo de la República se gestó en Nicaragua, y había pequeñas agrupaciones”, rememoró el artista.

Asimismo, refirió que Pilar se comenzó a proyectar como artista a partir de los años cincuenta, cuando empiezan a venir actores de otros países, y fundan los cimientos del radioteatro en Nicaragua con los famosos elencos de las radionovelas.

“Para esa época vinieron a Nicaragua actores como Anastasio Sánchez (de Chile), doña Esperanza Román (gran locutora de televisión y de radio), Blanca Amador, Ruth Obregón, Mamerto Martínez y Sucre Frech, cuando en ese entonces estaban la Radio Centauro y la Radio Güegüense”, detalló.

Espinoza recordó que una de las obras más emblemáticas y que todo el mundo recuerda de Pilar es la verdadera historia de ‘Pedro Navaja’, cuya producción musical estuvo a cargo del Teatro Nacional Rubén Darío en 1992.

“Pilar en esta obra hizo el papel de la dueña de un prostíbulo el cual se llamaba ‘El Tibiri-tabara’, y fue famosa por ese papel, y Pilar fue la única que cantó a capela en esa obra, y cantó ‘Noche de Ronda’, y el público la ovacionaba. Pero además, en los años ochenta, Pilar tuvo papeles importantes, en obras como ‘Cosas de Papá y Mamá’, que dirigió el español Jaime Alberdi”, indicó el dramaturgo.

Pilar y el Teatro Popular Callejero

Salomón Alarcón Lindo, actor y Director del Departamento de Teatro del INC, manifestó que Pilar Aguirre fue y seguirá siendo la primera actriz nacional, un título que se lo ha dado el mismo pueblo.

“Pilar fue actriz connotada, de hecho, desde que decimos Pilar Aguirre, el pueblo la ubica en las grandes salas, la ubica también como actriz radial, como una mujer jovial y con un carácter alegre”, refirió.

Alarcón expuso que la actriz nicaragüense se destacó por hacer teatro popular callejero. Además rememoró que en los años sesenta, José Castillo Osejo dirigió una Judea tradicional, donde Pilar hizo el papel protagónico de María frente a miles de personas en el Estadio Nacional.

“Ella cumplió ese rol como actriz popular. Su calidad humana era impresionante, su versatilidad, porque era una mujer capaz de representar personajes dramáticos, humorísticos y silentes, que podían, con su sola presencia escénica, transmitir mensajes, trasmitir y crear diálogos”, expresó el actor.

Asimismo, precisó que la Dama del Teatro Nicaragüense fue una mujer con una memoria y una capacidad de concentración excelentes, lo que le ayudaba a desarrollar muy bien el espíritu del personaje, destacándose como una gran profesional en el escenario.

Alarcón detalló que la actriz se lució en obras como ‘Bodas de Sangre’, ‘Los árboles mueren de pie’, ‘Pedro Navaja’; además de la espectacular radionovela ‘Por los caminos van los campesinos’, de Pablo Antonio Cuadra.

El cantautor caribeño, Philip Montalbán, a 100 años del natalicio de esta gran mujer, recordó haberla conocido por el cineasta y decumentalista Wilmor López, quien se la presentó al llevarlo a su casa.

“Ella me abrazó. Yo canté una canción y hablamos de muchas cosas de la música, del teatro. Conocía mucho del poeta Rubén Darío y me acuerdo que de eso hablamos en ese tiempo, y para mí ella era una artista, una actriz bien amable”, expresó el reconocido artista.

Montalbán sostuvo que al conocerla tuvo la impresión de que era una mujer que quería dar a Nicaragua su arte.

“Ella quería que Nicaragua se conociera por medio del cine, por medio del teatro, y creo que sigue trascendiendo, porque incluso hasta actuó con Cantinflas y con muchos otros artistas de talla mundial”, destacó.

Una Sala de teatro para Pilar

El Director del Teatro Nacional Rubén Darío, compañero Ramón Rodríguez, refirió que desde 1970 se ha fundado la Sala Experimental Pilar Aguirre, en la cual recientemente el Gobierno Sandinista, conducido por el Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, ha destinado una inversión de casi medio millón de córdobas para mejorar el tabloncillo.

Nosotros siempre valoramos todo el esfuerzo que dieron nuestros artistas, en este caso a Pilar Aguirre, doña Socorro Bonilla, todo lo que ellas entregaron en función de dejar un legado a las nuevas generaciones, y nuestro Gobierno nos ha apoyado”, manifestó.

Rodríguez reiteró que Pilar es una de las mujeres más emblemáticas del arte teatral nicaragüense, y se recuerda mucho porque precisamente compartió mucho su talento y conocimientos con los jóvenes de su generación.

Durante el homenaje que el INC y el TNRD ofrecieron a Pilar Aguirre, se sumó el entusiasmo del colectivo de teatristas La Tercer Máscara, cuyo reparto estuvo integrado por José Avendaño, Yemn Taisigüe, Israel Mendoza, Francisco Quant, María Alizaga, María Solís, Geneth Calderón, Ingrid Massoud, Sara Tellería, Marlon Cruz, Zayda Mendoza, Iveth Mendoza y Ricardo Pérez.