Aunque el sábado la concurrencia no fue masiva, si habían bañistas que disfrutaban con sus familias en las costas de Xiloá, en tanto que algunos bares y restaurantes estaban llenos de clientes que degustaban las comidas y licores.

Los accesos a Xiloá permanecían bien cuidados con unidades de policía de tránsito que se encontraban apostados desde Las Piedrecitas, la entrada a Ciudad Sandino, la entrada a Xiloá y a la mitad del trayecto, mientras que a lo interno del centro turístico se movían agentes policiales a pie.

Los jardines y playas del centro turístico se venían sumamente limpios, mientras los vendedores ocasionales se mostraban satisfechos de haber podido tener acceso sin cobros hacia el interior del balneario para poder vender sus productos a los turistas tanto nacionales como extranjeros.

El Subcomisionado Edgard Antonio Castellón, dijo que pese a que la Policía está vigilante desde el 25 de diciembre pasado, este sábado, el inicio de la Semana Santa reforzaron  el balneario como parte de las orientaciones dadas tanto por el gobierno, como por los mandos policiales.

Más de 200 policías para Xiloá

El subcomisionado destacó que la jefatura de Managua les prestó un camión contenedor para brindarle a la población atención a la población en sus denuncias en delitos, en mediaciones, en casos de la comisaría de la mujer y en ese sentido dijo que van a ser drásticos con los que se propasen con las damas.

El subcomisionado Castellón dijo que para el balneario hay destacados más de 200 policías, entre reguladores de transito y compañeros que hacen su labor de vigilancia a lo interno del centro turístico.

Pidió a la vez a la población que no se altere por la revisión de bolsos que se hace dado por la orientación que tienen como autoridades de impedir el paso al balneario de armas corto punzantes o de fuego y solicitó a los conductores que no tomen licor cuando manejen, tomando en cuenta incluso que la Policía está usando alcoholímetros y medidores de velocidad.

Vigilancia del MINSA en acción

Por su lado José Antonio Chávez de el Ministerio de Salud de Mateare, quien junto con la epidemióloga Reina Acuña se mantenían en el centro turístico, dijo que ellos estaban vigilando sobre la higiene de los alimentos que son vendidos a los visitantes a fin de evitar que se vaya a dar una intoxicación alimenticia

Al mismo tiempo estaban haciendo pruebas de VIH a las personas que lo desearan, resultados que se encuentran listos en 15 minutos

Entre tanto la vendedora de flotadores Ana Dávila dijo que gracias a Dios el gobierno del Presidente Daniel Ortega ordenó que se les eximiera del pago de entrada al centro vacacional, por lo tanto ese dinero que se ahorran lo estará usando para mejorar sus ventas y para su familia.

Sobre lo mismo Nora García, quien llegó con su venta de quesillos desde el barrio Jorge Dimitrov, manifestó que la entrada gratis al balneario le permitió ahorrarse ese pago para ayudar un poco en la alimentación de sus hijos.

Mientras un veraneante, Marvin González expresó que todo había transcurrido pacíficamente, con un ambiente propio para el descanso familiar, aparte que felicitó a las autoridades del Instituto Nicaragüense de Turismo por la organización y limpieza del centro turístico.