La excéntrica cantante decidió lanzar "de urgencia" su nuevo sencillo "Applause" una semana antes de lo previsto, después de comprobar cómo distintos fragmentos del tema habían visto la luz en la red gracias a las filtraciones realizadas por varios hackers.

"Debido a la cantidad de hackers que están difundiendo mi nuevo tema tanto en baja como en alta calidad, hemos decidido lanzarlo hoy de forma urgente. Monstruos, difundan este mensaje. Mi nuevo sencillo 'Applause' saldrá hoy y podrá ser escuchado en la radio de Estados Unidos en 15 minutos. Urgente, mi sencillo saldrá hoy. 911 [teléfono de emergencias], difunde este mensaje", escribió la cantante en varios mensajes a través de su cuenta oficial de Twitter.

La canción, que forma parte de su nuevo álbum "ARTPOP", inmediatamente causó cierta confusión entre algunos encargados de varias emisoras de radio, quienes decidieron censurar una parte de la misma al considerar que Lady Gaga estaba profiriendo un insulto racista cuando en realidad la cantante estaba realizando una mención al artista estadounidense Jeff Koons.

"No me puedo creer que hayan censurado Koons con un pitido al pensar que estaba diciendo 'coons' [vocablo despectivo para denominar a las personas de raza negra]", aseguró indignada la cantante en la popular red social.