En la sala de hospital Bertha Calderón en el Día Mundial de la lucha contra el cáncer de mama, pacientes sobrevivientes a esta enfermedad compartieron su historia de vida con mujeres que acaban de ser diagnosticadas y sus familiares quienes deben asumir con fortaleza ese proceso difícil.

Entre tantas mujeres que asistieron a esta actividad, se encontraba la joven Marían Medina que esperaba sentada en la sala, mientras su mamá se realizaba una serie de estudios para someterse a una importante operación.

Entre marzo y abril de este año, mi mamá comenzó a sentirse una pelotita en el seno y se fue a chequear, le hicieron exámenes y le diagnosticaron cáncer en etapa 1 y le comenzaron el tratamiento, luego paso por un proceso y la trasladaron a este hospital y tuvo que someterse a 5 quimio para luego someterla a la operación”, contó.

Su mamá estuvo en espera y hace una semana la llamaron para operarla y hoy se está realizando los exámenes previos necesarios.

El Doctor nos explicaba que como familia hay que estar unidos porque hay que darle fuerzas, ya que es un proceso difícil para ellos. Mi mamá nunca nos decía lo que sentía, yo la miraba decaída, pero ella siempre se a mostrado fuerte”, dijo la joven.

Comentó que la operación es esperanza para su mamá y la familia “y yo le digo que sea fuerte que en nombre de Dios todo va a salir bien. Aquí el trato es muy bueno, la han ayudado bastante”.

La mamá de Marían ha tenido el apoyo de su esposo, su mamá y sus hijos.

Testimonio de fe

Hay pacientes que hoy cuentan su testimonio de vida como Josefina Gomez Tellez, de 57 años , una valiente mujer que tuvo que enfrentarse a esta dura enfermedad completamente sola, transformando el dolor y sufrimiento en fortaleza y fe.

Su madre murió a los 82 años en 2017 a causa de cáncer cervicouterino por no tratarselo a tiempo.

Yo estuve en este hospital en 2017 porque mi madre se dejó pasar el cáncer cervicouterino, yo estuve en todo su proceso. Aquí me orientaron que yo tenia que hacerme todos los exámenes y gracias a Dios no me salió nada”.

Luego recuerda que fue un accidente el que la hizo revivir el calvario. “En 2018 un bus me impacto, me pasó encima y por milagro de Dios estoy viva y 2 años después vine al hospital acompañar a una amiga y en ese instante sentí un dolor fuerte en uno de mis senos e inmediatamente pasé consulta, me hicieron ultrasonido y me salió que tenía cáncer”.

El impacto al ser diagnosticada

Doña Josefina cuenta que la noticia le impactó mucho, “me sentí triste, con incertidumbre y la primer palabra que nos invade es muerte, porque lo que menos yo esperé era ser una paciente de cáncer, pero sobre todo asumir esa enfermedad sola, porque no tengo hijos y mi único pilar era mi mamá y ella estaba muerta”.

Recordó que en el hospital Bertha Calderón inmediatamente le mandaron una biopsia y me sale positivo “y luego comencé a someterme al tratamiento de quimioterapia, recibí 8 en 2 fases en un proceso duro con una transformación en el cuerpo, con vomito, votamos el pelo, se nos va el apetito. Pero Dios ha sido lindo y precioso quien me a dado fuerza”.

Hay veces uno piensa desfallecer, no seguir luchando, pero Dios me a dado la fuerza y aquí estoy dando testimonio y yo les diría a esas mujeres que acaban de ser diagnosticadas que tengan fe en el señor primero, que no desfallezcan, que luchen, sigan adelante y se sometan al proceso que se brinda con la mejor atención en este hospital con médicos que son ángeles”.

El 16 de diciembre del año pasado, doña Josefina fue sometida a una operación para sacarle los ganglios.

Abordaje de la paciente

La Dra. Carmen Cruz, directora del Hospital Bertha Calderón explicó que el abordaje inicia con el ultrasonido de mama o mamografía, “si el resultado nos hace sospechar de cáncer, tenemos un sistema de captación, donde el equipo de radiología nos informa que tenemos una persona con un examen de mama alterado”.

Otro de los pasos es verificar si la paciente tiene expediente en el hospital o si es de otro hospital, se localiza a la paciente y se le cita para informarle del resultado y se prioriza su atención.

Si requiere otro estudio ya sea ultrasonido o biopsia se le prioriza y es en base al diagnostico definitivo conforme a la biopsia, y si es padecimiento oncológico se remite a los especialistas y se le hace todas las gestiones con su tratamiento y los estudios que requiera”.

Importancia del autoexamen

Las mujeres deben realizar el auto examen, un procedimiento sencillo que se debe convertir en un habito de revisar las mama y conocernos.

Una de las recomendaciones es que el auto examen se realice no estando con la regla, sino que se recomienda una semana después del periodo, con el objetivo de no confundir cambios que se dan por la menstruación”, agregó la Dra. Cruz.

Para hacer este examen, se recomienda desnudarnos frente a un espejo, la mano izquierda ponerla detrás de la cabeza para poder revisar, luego ocupar el pulpejo de los dedos y desde afuera hacia adentro hacer de manera circular la revisión y al llegar al pezón apretamos para asegurar que no tengamos salidas de liquido.

Si en este auto examen observamos cambio de coloración, nódulos y masas que sobre salen, si nos sale liquido por el pezón, o que la punta del pezón este hacia adentro, piel de naranja o arrugada, hay que acudir a una unidad de salud para que el médico nos indique más estudios”, mencionó.

Realización de la mastografía

Toda mujer a los 40 años debe empezar hacerse su mastografía y antes de los 40 años debe hacer su exanimación manual. La mastografía también se recomienda a mujeres menores de 40 años con familiares con cáncer de mama.

Para hacerse su mastografía, la mujer debe acudir al ginecólogo de su Unidad de Salud para que el le de su solicitud de examen y luego acudir al área de radiología de la unidad. No aplicarse ni crema, ni talco en los senos.

El cáncer de mama cuando es detectado a tiempo se cura.

El hospital Bertha cuenta con toda la tecnología para poder abordar esta patología de mama en la paciente y sobre todo el diagnostico y especialistas de mucha experiencia y actualizados, que atienden con calidad y calidez.