Es insensato e irónico que ahora, después del fallo de La Haya (2012), vengan las autoridades de Colombia a decir que el resultado de la sentencia era inesperado para ellos, refirió el Embajador de Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), doctor Carlos Argüello.

Tras recibir la máxima distinción ‘Doctor Honoris Causa’ por la Universidad Centroamericana (UCA), el experto en derecho internacional, explicó que el peso que ahora tiene el fallo de La Haya, es porque dicho diferendo con Colombia no consistía en determinar la soberanía sobre 17 millas cuadradas de superficie terrestre (que abarca San Andrés y Providencia), sino en la determinación de la soberanía sobre espacios que a la fecha del Tratado de 1928, no existían jurídicamente o no eran reconocidos: mar territorial de 12 millas, zona contigua, plataforma continental y zona económica exclusiva.

“La verdad es que el caso de Nicaragua puso a la Corte (Internacional de Justicia) nuevamente en la mira de los estados como un medio pacífico por excelencia para resolver las controversias internacionales”, indicó Argüello.

Asimismo, rememoró que desafortunadamente, la situación por la que atravesó Nicaragua en el transcurso de los años ochenta (periodo de la Revolución del pueblo contra el dictador Somoza), no permitió que se avanzara en el diferendo con Colombia.

“Esto ha sido interpretado por algunos como una muestra de debilidad del Gobierno de entonces. Por el contrario, creo que fue una señal de honestidad política de no querer exponer el territorio nacional con fines políticos. Si el Gobierno no hubiera tenido entereza hubiera fácilmente negociado acuerdos con sus vecinos para evitar las enormes presiones a las que estaba siendo sometido”, afirmó el embajador.

Argüello destacó que Nicaragua le ha venido dando su importancia al derecho internacional desde 1979, de aquí el impacto que ha tenido el país en este campo.

“En el mundo globalizado tal vez Nicaragua no tenga capacidad de competir en tecnología, pero si lo ha hecho en el campo del derecho particularmente del Derecho Internacional Público”, manifestó.

El jurista nicaragüense recordó que desde el 2010, Costa Rica quiso intervenir en el caso de Nicaragua contra Colombia, pero la CIJ rechazó esta solicitud, y finalmente decidió que este país no tenía derecho a la navegación armada en el Río San Juan.