Además de Fariña, fueron sentenciados también Pedro Joaquín Fariña Fonseca y Hugo Jaenz Figueroa. El juez ordenó, asimismo, se gire orden de allanamiento y captura de Guillermo José Blandón Cerda, William Vargas Conrado, Julio Antonio Calero Pasos y Gerald James Shackelford, también acusados de los delitos de transporte ilegal de estupefacientes, psicotrópicos y otras sustancias controladas en su modalidad internacional, así como de los delitos de lavado de dinero, bienes activos y por crimen organizado.

El juez fijó la audiencia inicial para el lunes 30 de abril de 2012 a las 9 de la mañana. El judicial también ordenó el congelamiento de los fondos de todos los acusados en las entidades financieras radicadas en Nicaragua, asó como los fondos de las 7 sociedades y empresas vinculadas a los acusados, las cuales estarían siendo usadas para lavado de dinero.

La acusación en contra de los hermanos Fariña Fonseca y los otros implicados, fue presentada por el Fiscal Especial de la Unidad Anticorrupción, Javier Morazán, quien relató ante el juez que desde inicios del año 2010 Henry Aquiles Fariña Fonseca y el resto de los acusados han conformado una estructura para el desarrollo de un sinnúmero de hechos, entre ellos el transporte ilegal de estupefacientes, psicotrópicos y otras sustancias controladas, al igual que al lavado de dinero y crimen organizado a nivel internacional.

Morazán detalló que desde inicios de ese año se conformó un grupo de nicaragüenses y extranjeros con el objeto de transportar de forma ilícita estupefacientes que son controlados por la legislación penal nicaragüense y que al frente de la misma se encuentra Henry Aquiles Fariña Fonseca como jefe de esta organización, misma que ha tenido contacto con estructuras del crimen organizado liderada por Alejandro Jiménez González conocido como “El Palidejo” de nacionalidad costarricense y Francisco García conocido como “El Fresa” de nacionalidad colombiana, con el objetivo de trasladar estos estupefacientes desde Costa Rica hasta Nicaragua, donde sería entregada al grupo delincuencial “El Charro”.

Dentro de la acusación también figuran una serie de actividades llevadas a cabo por el grupo liderado por Henry Fariñas Fonseca, entre ellas la compra de bienes inmuebles y vehículos de lujo, la conformación de empresas y asociaciones como Proauto S.A., Intenational Rental S.A., G & J International Entertainment Corporation S.A., Ideas S.A. entre otras, las cuales han sido utilizadas para el lavado de dinero.

Los abogados defensores de los tres detenidos, Sobeyda Manzanares y Marvin Cuadra, presentaron sus alegaciones para que el juez desestimara el caso, dado que según ellos la acusación del Ministerio Público no estaba fundamentada en pruebas suficientes más allá del trabajo de inteligencia de la Policía Nacional, y que no existía armonía entre los hechos planteados y los elementos de convicción.

Por su parte el Juez Arias, rechazó los alegatos y solicitudes de la defensa asegurando en primer lugar que la investigación también se sustenta en actos de investigación que guardan congruencia con lo pasaje de libelo acusatorio y declaró que los elementos de convicción como entrevistas a personas, actos de investigación policial, hallazgos y resultados guardan coherencia con los hechos plasmados en la acusación.

A solicitud del abogado Marvin Cuadra, defensor de Henry Aquiles Fariña Fonseca y Hugo Mauricio Jaenz Figueroa, el juez ordenó que estos sean remitidos en las próximas 24 horas ante el Instituto de Medicina Legal (IML) para que se les realicen las valoraciones médicas correspondientes por las dolencias que dicen aquejar, proceso que deberá ser informado el juez por las autoridades del IML luego de obtenidos los resultados.