Con un profundo sentimiento de fe, devoción y religiosidad, familias católicas de Managua asistieron la mañana de este domingo 11 de agosto al santuario de Las Sierritas para participar en la misa eucarística y subir a su Altar Mayor a la diminuta y sagrada imagen de Santo Domingo de Guzmán, tras su amplio peregrinaje y estancia en la capital durante diez días.

A las 11:47 minutos de la mañana, de mano en mano, Minguito fue elevado a su santo trono por el Comité Parroquial de Cargadores, el Padre Jorge Muñoz, la Alcaldesa y Mayordoma Daysi Torres, el Vicealcalde de Managua, Enrique Armas y algunos emblemáticos tradicionalistas, quienes previo a subirlo lo agasajaron, lo besaron y pidieron por sus intercesiones para revivir esta experiencia en sus corazones y darle un hasta pronto.

Monseñor Bernardo Hombach, Obispo Emérito de la Diócesis de Granada, expresó que al elevar a Santo Domingo a su altar, “tiene un significado importante, porque él (Santo Domingo) quiere iluminarnos con su ejemplo y con su amor, por lo que todos los fieles católicos deben de vivir este espíritu de entrega, fe y amor profundamente”.

Momentos intensos de fe vivieron las familias católicas de Managua al ver subir a Santo Domingo a su santo trono. Cientos elevaron sus oraciones, cantaron y bailaron por última vez a la diminuta y milagrosa imagen. No pocos derramaron sus lágrimas, totalmente conmocionados, y se postraron en la parroquia de Las Sierritas pagando promesas.

“He venido hasta este domingo, no sólo para despedir a Minguito, sino para decirle que mientras él está en su altar mayor físicamente, sabemos que todos los managuas, y todas las personas devotas de él, lo llevarán repartido en sus corazones”, expresó Magdalena Torres, pobladora del sector Las Enramadas.

“Vine a pagar mi última promesa, tenía que venir hoy precisamente, porque no había podido asistir ningún otro día mientras estuvo en la Iglesia de Managua, entonces aproveché, porque tengo una deuda grande con Minguito, porque él salvó a mi niño cuando se escapó de morir de una pulmonía”, refirió Francisca Méndez, habitante de Esquipulas.

Daysi: La fe es lo más hermoso que un pueblo puede tener

La compañera Daysi Torres, Alcaldesa de Managua y quien fungiera como Mayordoma de las Fiestas Patronales, se mostró muy emotiva y alegre por haber tenido el privilegio de participar en la subida de Santo Domingo a su altar; además por haber tenido el privilegio de experimentar y vivir la profunda fe del pueblo religioso de Nicaragua.

“La fe es lo más hermoso que un pueblo puede tener, la fe mueve montañas, y yo digo que la fe mueve corazones, mueve al pueblo, mueve Naciones, mueve hacia la Unidad, hacia la Paz, hacia el Amor en la tierra que todos los nicaragüenses, y que todos los seres humanos deben tener”, manifestó Daysi tras haber participado en la subida de Minguito a su altar.

La Alcaldesa de Managua agradeció estrechamente el apoyo a Monseñor Leopoldo Brenes, a los diferentes comités tradicionalistas, a la Policía Nacional, y a cada una de las personas que hicieron posible que estas fiestas en honor a Santo Domingo se realizaran con mucho amor, orden y respeto, con el acompañamiento de la Alcaldía del Poder Ciudadano.

“Ha sido un momento muy hermoso, de mucha religiosidad, de mucho respeto, y desde nuestros corazones, nuestro Gobierno también promueve lo que es el estar siempre nosotros los alcaldes y todo el equipo de trabajo de nuestro Gobierno, apoyando, no solamente el rescate de la cultura y la tradición del pueblo, sino también ese profundo sentimiento de religiosidad, y que compartimos con nuestro pueblo en todas las fiestas patronales, en nuestra Nicaragua linda”, expreso.

La compañera Daysi expresó que lo más hermoso de esta profunda fe religiosa en las fiestas de Santo Domingo, es que no hay cansancio para el pueblo que siempre fiel a sus promesas, se expresa con su agradecimiento y bondad para que la diminuta imagen interceda ante Nuestro Padre Celestial y ante la Virgen Santísima. Asimismo, manifestó que, aún no siendo Mayordoma el próximo año, estará siempre apoyando con gran amor y solidaridad, como es principio de este Gobierno Sandinista, todo el desarrollo de estas festividades.