Varios países de la Unión Europea (UE) figuran en la lista de prioridades del espionaje estadounidense, así lo revela en su edición del sábado el semanario alemán Der Espiegel, de acuerdo a la lista elaborada en abril de 2013 por los Servicios de Inteligencia de Estados Unidos.

La lista con las prioridades de la Inteligencia estadounidense, a la que tuvo acceso la revista, estaba en poder de Edward Snowden, el excolaborador de la CIA que reveló el programa de espionaje que realiza Estados Unidos.

En las prioridades se estableció una escala de (1) como máximo interés, y (5) bajo interés; Alemania ocupa un nivel medio al nivel de Francia o Japón y por delante de Italia o España.

China, Rusia, Irán, Pakistán, Corea del Norte y Afganistán figuran como los principales objetivos estadounidenses, mientras que, según el informe, países como Camboya, Laos o el Vaticano son considerados irrelevantes.

El documento también ordena diversos temas por nivel de interés para el espionaje, así la UE, sitúa en un nivel medio (3) en cuanto a objetivos de política exterior, comercio internacional y estabilidad económica y en nivel (5) referido a nuevas tecnologías, seguridad energética y cuestiones alimentarias.

Alemania, por ejemplo, sitúa en nivel 3 la política exterior de la primera potencia europea, como la estabilidad económica y riesgos en finanzas.

Por su parte, las exportaciones de armas, las nuevas tecnologías y el comercio internacional son calificadas con un 4. Alemania es uno de los países al parecer más afectados por el espionaje estadounidense y la polémica se da por el nivel de colaboración entre los servicios secretos de ambos países.

La publicación de esta lista se da en medio del escándalo desatado tras conocerse que la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés) tuvo acceso ilimitado a las comunicaciones por Internet en todo el mundo y que espió incluso organismos y embajadas de la UE.

El sábado también fue publicado en el diario Sddeutsche Zeitung que los servicios secretos alemanes en el exterior entregaron a Estados Unidos números de teléfonos móviles de sospechosos de terrorismo que permitieron localizarlos para el asesinato por medio de aviones no tripulados.

En su defensa, el Servicio Secreto Alemán (BND) aclaró que la entrega de teléfonos móviles a servicios secretos de países socios está prevista y "es una práctica que se sigue desde 2003/2004", aunque se negó que dichos datos "permitan una localización precisa".

Sin embargo en la publicación se sostiene que tener un número de móvil durante un largo periodo permite localizar a su propietario y convertirlo en objetivo de los drones, de acuerdo al profesor de Informática en Hamburgo, Hannes Federrath.