Familias de la comunidad Las Brisas en el municipio de San Juan de Limay y de la Comunidad Los Cerritos en el municipio de Estelí, se convirtieron en nuevas protagonistas de la restitución de derechos en el acceso al suministro del servicio de energía eléctrica.

Con fondos del Programa Nacional de Electrificación Sostenible y Energías Renovables (PNESER) y de la Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional (ACDI), Enatrel garantizó el suministro de energía eléctrica a 39 viviendas de ambas comunidades en el departamento de Estelí.

Según el compañero Mario Esquivel, representante de Enatrel, en total más de 200 personas cuyas viviendas no tenían el servicio de energía, ahora mejorarán su calidad de vida gracias a la energía que les llegará con calidad.

Enatrel invirtió más de 441 mil córdobas para realizar el tendido eléctrico y las conexiones necesarias en todas las viviendas de ambas comunidades.

Esquivel informó que en el departamento de Estelí, Enatrel está ejecutando 25 proyectos para llevar la energía eléctrica a 53 comunidades. Con ello 8 mil familias de todo el departamento serán conectadas al sistema de energía.

Asimismo recordó que este año Enatrel tiene planificado electrificar más de mil 200 comunidades, lo que elevará al 76% el nivel de electrificación del país. Para el año 2016, se calcula que el nivel de electrificación sobrepasará el 80%.

Energía facilita la vida de las mujeres en las comunidades

El impacto de la energía eléctrica es notable en el comercio, en la producción y en la dignificación de la vida de las familias, especialmente de las mujeres campesinas que muchas veces son el principal sostén en el hogar.

Alba Luz Picado, de la comunidad Las Brisas, en el municipio de San Juan de Limay, asegura que como madre y trabajadora del campo, la energía le facilita sus quehaceres.

“Antes era muy difícil, levantarnos de madrugada para alistar a los niños e ir a la escuela, y luego hacer todos los oficios de la casa muy oscuro para ir a trabajar al campo”, recuerda Alba Luz.

Tras 27 años de vivir sin energía eléctrica las mujeres de la comunidad agradecen al Gobierno Sandinista, porque además ha llevado otros proyectos con los que las mujeres se sienten empoderadas en sus comunidades.

“Antes nos alumbrábamos con candil. Pero ese pasado quedó atrás. Así como antes no teníamos ni que comer, pero ahora tenemos los programas de gobierno, el hambre cero, usura cero, plan techo, nosotros vemos que vamos mejorando poquito a poquito”, expresó Alba Luz.

Oneyda Rodríguez, una joven madre de la comunidad Las Brisas, comenta que ahora la comunidad es más segura por las noches. Además dice que el entretenimiento y el estar informados forman parte de la cotidianidad de las familias.

“Podemos ver los noticieros, alguna que otra novela y los niños pasan entretenidos con los muñequitos”, explicó.

Las familias de ambas comunidades también reconocen la importancia de ahorrar el recurso haciendo un uso razonable del mismo.

Reyna Evarista Zavala, de la comunidad Los Cerritos, expresó que tras décadas de vivir en la oscuridad, comprenden lo importante que es usar de manera razonable la energía eléctrica.

“Primero tenemos que ahorrar para que la factura no nos salga cara, y segundo si ahorramos estamos garantizando que más familias que ahora no tienen energía, la puedan tener prontamente”, indicó.

“La luz hay que ponerla cuando se ocupa, si son las 6 de la tarde y todavía se mira bien yo digo: hasta que ya no mire bien la prendo”, dice sonriendo doña Reyna.