En un ambiente de fervor religioso y de tradición, la milagrosa imagen de Santo Domingo de Guzmán arribó la tarde de este sábado a su santuario en Las Sierritas de Managua.

Luego de 10 días de visita en la ciudad capital, el patrono de los managuas salió desde tempranas horas de la mañana de la Iglesia de Santo Domingo rumbo a Las Sierritas en lo que es la culminación de una de las fiestas más coloridas de toda Nicaragua.

Tanto dentro y como fuera del santuario las marimbas, los chicheros, los diablitos negros y rojos, las gigantonas, las tradicionales vaquitas y los estruendos de la pólvora se mezclaban con el fervor religioso en una de las más puras expresiones culturales nicaragüenses.

A pesar de este derroche de alegría, en Las Sierritas se puede observar también el otro rostro de esta celebración. Allí muchos fieles como muestra de fe y agradecimiento a Santo Domingo entran de rodillas a la Iglesia.

“Yo ya tengo 12 años de estar viniendo aquí a la Iglesia. Yo tuve un accidente y le pedí de todo corazón que si me reponía iba a venir todos los años hasta la Iglesia”, dijo la señora Virginia Mayorga, una de las promesantes.

Sin embargo otros pobladores llegan, además de por su fuerte devoción, por un asunto de tradición familiar.

“Mi papa era un gran devoto de Santo Dominguito, el murió hace 8 años y yo no pierdo tampoco mi fe. Ya acompaño a Santo Domingo desde que era niño, ya tengo más de 40 años de hacerlo", indicó el señor Alcides Medrano, de 52 años.

Otros promesantes tratan también de cumplir sus promesas bailando.

“Yo le bailo desde hace 6 años. El me curó, me sacó de la drogadicción, del guaro, y yo prometí que si él me sacaba de esa vida que llevaba todos los años le iba a venir a bailar”, manifestó Giovanny Calero, uno de los miles jóvenes que sin descanso alguno bailan durante el recorrido de los más de 10 kilómetros que separan Las Sierritas de la Ciudad Capital.

Para este domingo se tiene previsto que se realice en La Iglesia de Las Sierritas una misa solemne en donde la milagrosa imagen será subida a su trono.