Con recital de danzas folklóricas, la venerada imagen de Santo Domingo de Guzmán fue despedida por los capitalinos en el sector de La Morita, para enrumbarse hacia la Iglesia Las Sierritas de Managua, donde se espera que ingrese a eso de las 6 de la tarde, siempre acompañada por miles de nicaragüenses de todos los rincones del país.

Los miles de devotos le bailaban, le veneraban y le pedían milagros al Mocito, que llegó a La Morita a las 1 y 30 minutos de la tarde, después de haber recorrido unos 9 kilómetros desde la Iglesia Santo Domingo, ubicada en el sector del Mercado Oriental.

La imagen de Santo Domingo cargada por sus promesantes, llegó al sector de la rotonda Cristo Rey a eso de las once de la mañana y desde el Gancho de Caminos hasta el sector de La Morita en la Centroamérica, fue acompañado por Santo Domingo de Abajo o de San Andrés de la Palanca.

En La Morita Santo Domingo fue celebrado por la Alcaldía de Managua y por sus autoridades, la compañera alcaldesa Daysi Torres, el vicealcalde Enrique Armas y por un mar de devotos que explotó de alegría cuando se escuchó el estruendo de decenas de cohetes.

Desde la tarima, Daysi y Enrique saludaron a la población, rindieron homenaje a Santo Domingo, mientras a pocos metros jóvenes integrantes del grupo Macehuatl, le bailaban con el sonido peculiar de nuestro folklore.

Durante este recorrido que comprendió la iglesia Santo Domingo hasta la Morita, hay destacar el orden con que la población celebró estas fiestas, subrayando la presencia de más de 2 mil 700 policías.

El Comisionado Pablo Emilio Ávalos, Segundo Jefe de la Policía de Managua, afirmó que hasta las una de la tarde, no se había reportado hechos de importancia, pero si situaciones de faltas policiales que únicamente ameritó un llamado de atención.

Igual comentaron las autoridades de la Cruz Roja Nicaragüense y Benemérito Cuerpo de Bomberos, quienes hasta las dos de la tarde reportaron atenciones básicas, de hipertensión, contusiones menores (golpes) y algunos niños que se perdieron de la vistas de sus padres, pero que estaban bien resguardados en los puestos de socorro.

“Alrededor hemos atendido quince personas desde la salida a la iglesia de santo domingo, hasta la colonia Centroamérica, la gente ha asistido con mayor orden”, dijo Víctor Leiva, del Benemérito Cuerpo de Bomberos.

“Estamos satisfechos con los resultados y esperamos que esto continúe hasta el final en las Sierritas de Managua”, afirmó el comisionado Luis Valle Corea, Jefe de Registro Vehicular de Tránsito Nacional.

Población demostró su fervor religioso

Los principales personajes de la jornada religiosa hicieron presencia, tal es el caso del Cacique Mayor Oscar Ruiz Rivera, que a sus 78 años y con más de 45 de rendirle promesa a Santo Domingo. Igual llegó la querida Francisca Villalta, mejor conocida como Chica Vaca.

Daysi después de diez días de intenso trabajo por las fiestas patronales de Managua, dijo estar profundamente orgullosa de la devoción y fervor religioso que demostró una vez más los nicaragüenses.

“Hay un respeto a nuestro santo patrono expresado en esa fe profunda de nuestro pueblo, que paga sus promesas”, declaró Daysi en el sector de La Morita en el sector de los antiguos Cinemas o Colonia Centroamérica.

La alcaldesa expresó que no solamente desde la municipalidad se promueven nuestras raíces culturales, también desde el Gobierno Sandinista, existe un profundo respeto por las tradiciones religiosas de cada pueblo.

“El respeto y amor a las tradiciones del pueblo lo estamos viendo, lo estamos viviendo con mucho fervor religioso. El gobierno siempre ha demostrado que está apoyando las fiestas patronales, las fiestas tradicionales hasta el único rincón en nuestro país y compartimos la alegría del pueblo”, enfatizó Daysi.

En tanto el compañero vicealcalde Enrique Armas, dijo que se disfrutó de una de las mejores fiestas patronales de los últimos años, sobre todo por el fervor religioso y orden de la población en los últimos 30 años.

“No creo que haya habido una festividad más alegre que está en la historia de las llegadas de Santo Domingo a Managua y los retornos de Santo Domingo a las Sierritas, ha habido un orden respetable, la policía ha hecho un trabajo monumental”, señaló Armas.

El profesor Bayardo Ortiz, experto en folclor, consideró que se está rescatando viejas tradiciones y sobre todo, se está respetando las raíces nacionales, pues aplaudió que durante todo el recorrido de Mocito, solamente escuchó música folclórica y no ritmos foráneos que nada tienen que ver con Nicaragua.

“Desde que el Frente Sandinista tomó las riendas, las alcaldías han ayudado a las fiestas patronales y no solamente en Managua, sino en otros departamentos, pero aquí en Managua ha sido extraordinario y la policía ha hecho un buen trabajo con el orden”, destacó el profesor Ortiz.

El embajador de Palestina en Nicaragua, Mohamed Saadat, aplaudió que en Nicaragua las autoridades municipales y nacionales promueven su cultura y la den a conocer al mundo.

“Uno ve como todos los sectores de la sociedad nicaragüenses, ricos, pobres, de todo tipo estén festejando y me gusta que hay mucha alegría porque todo el pueblo se expresa en estas fiestas, me agrada estar conociendo cosas que no conocía sobre la cultura de Nicaragua”, dijo Saadat.

Vendedores contentos con Santo Domingo

Y mientras Miguito avanzaba hacia el sector de La Morita, decenas de vendedores por cuenta propia, hacían literalmente su agosto con las ventas, pues la alta presencia de población, les garantizaba vender rápidamente sus productos.
“Ando 80 muñecos inflables y ando 70 pelotas, pero las ventas están buenas y creo que antes que concluya la tarde ya habré vendido una gran parte”, dijo Julio César Corea, vendedor por cuenta propia.

Otros que daban brincos de alegría, eran los compañeros que cargaban los cohetes, mismos que explotaban a 120 córdobas por docena, ganando ellos unos 20 córdobas por los 12 cohetes explotados.

“Gracias a Dios está muy bueno las ventas, nosotros andamos en muchos pueblos y las fiestas de Santo Domingo son las mejores en cuanto a ventas que hacemos”, señaló Carmen López del barrio Monimbó en Masaya.