Con alegres y concurridas vigilias, miles de devotos y promesantes de Santo Domingo de Guzmán, se preparan para acompañarlo en su peregrinación de regreso a su morada en la Iglesia de las Sierritas de Managua.

En el barrio San Judas, donde se realiza la tradicional vela del barco, centenares de fieles participan de la vigilia que se acompaña con música de marimbas, comidas típicas y la repartición de chicha en honor a Santo Domingo.

“Aquí estamos desde temprano disfrutando de nuestras tradiciones culturales y religiosas. Todos los años venimos a la Vela del Barco, ya es una tradición en nuestra familia y mañana por supuesto que vamos a acompañar a Santo Domingo desde que sale de la iglesia en la mañanita”, explicó Ligia Zapata.

Mario Huerta, otro devoto de Santo Domingo de Guzmán, comentó que las vigilias son el lugar de encuentro de los feligreses católicos que viven su fe y tienen muy presente sus tradiciones.

“Esto es algo que debe pasar de generación en generación, nuestra fe, nuestra cultura, nuestras tradiciones”, indicó Huerta.

“Y mañana todos vamos a acompañar a Santo Domingo de Guzmán, el es un santo que reúne a todo el pueblo sin distinción de ningún tipo, además es muy milagroso”, manifestó.

En otros puntos de la capital como el Gancho de Caminos, en el mercado Oriental, y en el sector de la rotonda Cristo Rey, las familias se aglomeran desde ya para esperar el paso de la imagen de Santo Domingo, en su regreso a las sierritas de Managua.

Yolanda Zavala, originaria de León, comentó que este año las fiestas se han desarrollado con orden y mucha devoción.

“Este año creo que ha sido uno de los mejores porque la población ha demostrado que puede celebrar en tranquilidad y como familia nicaragüense, sin mucho alboroto, eso se lo debemos a Santo Domingo”, indicó.