Los pobladores del barrio B-15 pusieron en práctica los conocimientos, habilidades y destrezas adquiridas en distintas capacitaciones y demostraron su capacidad de respuesta ante un evento natural, a fin de poner a buen resguardo al resto de los habitantes y brindar las atenciones necesarias a las personas que resulten lesionadas en el proceso.

Con el escenario de un sismo de magnitud 6.5 en la escala abierta de Richter, con una profundidad de 7 kilómetros en el lago Xolotlán y con posibles afectaciones en más de 700 viviendas, 880 familias y 4,967 personas, los pobladores de esta localidad, en conjunto con autoridades municipales y de rescate llevaron a cabo el simulacro barrial en esta localidad de la capital.

La compañera Reina Juanita Rueda, secretaria del Concejo Municipal de Managua, afirmó que con este tipo de eventos se está procurando tener barrios y familias más seguras, preparadas para cualquier eventualidad y que este simulacro es el segundo que se realiza en el distrito de los 14 que se tiene previstos a efectuar en igual número de barrios, además de un simulacro distrital.

“Fueron las brigadas de rescate preparadas y capacitadas para cualquier eventualidad, y eso nos garantiza que la gente esté preparada, tenga los conocimientos y la herramienta necesaria y las articulaciones involucradas en este tema, gracias a Dios siempre articuladas y cohesionadas junto con la Alcaldía del Poder Ciudadano y los Gabinetes de la Familia, Salud y Vida que siempre están con esa actitud, con ese entusiasmo de participar y como barrios y como comunidad estamos más preparados, con más conocimientos y eso nos garantiza familias y barrios más seguros”, expresó Rueda.

El Teniente Coronel Andrés Rizo Gutiérrez, miembro del Estado Mayor de la Defensa Civil del Ejército de Nicaragua, aseguró que con este simulacro se está contribuyendo a fortalecer la capacidad de respuesta de los comités, de las brigadas y el liderazgo que se tiene en los barrios en función de la prevención de los desastres.

Según Rizo, se ha venido desarrollando una labor preventiva con la población de cara a adoptar las normas de conducta ante este tipo de eventos y en ese sentido se ha fortalecido la parte organizativa, de la preparación de las personas, los conocimientos sobre lo que se debe hacer durante este tipo de eventos, fundamentalmente en terremotos dado que Managua es una de la ciudades más vulnerable del país.

“Consideramos que la ciudad de Managua está tendiendo las orientaciones que dan las diferentes instituciones de Gobierno, fundamentalmente las recomendaciones, las normas de conducta que deben adoptar en relación a la autoprotección de la población”, señaló el Teniente Coronel Rizo.

Con acciones como las desarrolladas en este barrio y con las capacitaciones constantes que se le brindan a la población, se le ha podido proveer de los mecanismos para que puedan actuar de forma adecuada ante cualquier situación de origen natural.

“Nosotros estamos agradecidos con el Gobierno porque está capacitando a la población, se está preocupando por la población, porque nosotros nos mejoremos, porque nos preparemos ante cualquier eventualidad y lo importante es que estamos aprendiendo eso, estamos involucrando a la comunidad para que vean que si estamos preparados y organizados para cualquier eventualidad”, dijo Julia Montoya.

Martha Hernández, vice coordinadora del Comité de Barrio para la Prevención y Atención de Desastres (Cobapred), aseguró que llevan más de tres meses trabajando coordinadamente con instituciones como el Ejército de Nicaragua, Minsa, Mined y la Alcaldía de Managua para prepararse en este tipo de eventos sísmicos para poder brindar una atención adecuada a la población.