Costa Rica y Colombia, con la ayuda incondicional e irrestricta del Diario La Prensa, que sirve como punta de lanza dentro de Nicaragua, se han coludido en sus afanes y quimeras de obtener lo que no les pertenece en el Mar Caribe nicaragüense.

Nicaragua tiene derecho de ejercer soberanía sobre el territorio que le reconoció la Corte Internacional de Justicia (CIJ), de La Haya en su histórico fallo del 19 de noviembre del 2012.

Aquí debemos recordar que Nicaragua está otorgando concesiones de exploración petrolera, dentro de los más de 90 mil kilómetros de territorio marítimo que el fallo de la CIJ reconoció a nuestro país.

Bajo ese derecho, que es irreversible, el Gobierno Sandinista que lideran el Comandante Daniel Ortega y la Primera Dama Rosario Murillo, tiene el irrestricto derecho de otorgar permisos de exploración petrolera a cualquier empresa interesada en dichas exploraciones.

Por lo tanto, cualquier intento de Colombia y Costa Rica de introducir una nueva demanda contra Nicaragua en la CIJ, sufrirá una estrepitosa derrota ante ese tribunal internacional.

Pero en su desesperación de que sus popularidades han caído estrepitosamente, los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y Costa Rica, Laura Chinchilla, buscan como desviar la atención de los ingentes problemas que afectan terriblemente a sus conciudadanos.

Si esos dos países al final intentan desconocer esas resoluciones de la CIJ, se convertirían, a como aseveran juristas del Derecho Internacional, en forajidos de la justicia.

A esa campaña irracional, se ha unido dentro de Nicaragua y como punta de lanza, el Diario La Prensa, que apoya irrestrictamente a esos países, por su odio visceral al Gobierno Sandinista, cuya única culpa es buscar el bienestar de todos los nicaragüenses.

Pero el Diario La Prensa no solo apoya a Colombia y Costa Rica en sus irracionales demandas, sino que también la emprende contra el pueblo nicaragüense, al oponerse a la construcción del Canal Interoceánico, porque al oponerse a la construcción de esa magna obra, se opone a que los nicaragüenses obtengan empleos dignos y se termine para siempre con la pobreza en Nicaragua.

Pero no, al Diario La Prensa no le importa el pueblo, EL SOBERANO, sino torpedear todo los bueno que construye el Gobierno Sandinista, porque conceder permiso de exploración petrolera en nuestras aguas del Mar Caribe y construir el Canal Interoceánico, significa miles y miles de empleos y nueva riquezas para nuestra patria, para combatir a muerte la pobreza en que la han dejado la oligarquía criolla desde hace varios siglos y en los últimos gobiernos neoliberales que solo hambre y miseria dejaron a los nicaragüenses.

Ante esa situación, la Administración Ortega-Murillo han instado a Colombia y Costa Rica cumplir con las disposiciones irreversibles de la Corte Internacional de Justicia de La Haya y se dediquen a gobernar por el bienestar de conciudadanos.

Sin embargo, y a pesar de esos “berrinches” que a nada llevan a Colombia y Costa Rica, hay voces sensatas en esos dos países que instan a sus gobernantes acatar las sentencias vertidas por la CIJ.

Esas voces sensatas, sobre todo en Colombia, han manifestado que su país siempre ha sido consecuente con las leyes y sentencias internacionales y que, si Colombia no las acata, quedará al margen de toda legalidad que, en el futuro sería catastrófico para ese país sudamericano.

Como siempre y como un verdadero Jefe de Estado, el Comandante Daniel Ortega hizo nuevamente un llamado al presidente colombiano Juan Manuel Santos, a un diálogo sincero, buscando un entendimiento y trabajar en la implementación de lo que ya definió la Corte Internacional de Justicia.

Asi pues, Colombia tiene la palabra y el Diario La Prensa, en lugar de jugar su papel de vende-patria, se una a los patriotas nicaragüenses que defienden nuestro mar territorial en el Caribe.