Alrededor de 20 familias del barrio anexo a Villa San Jacinto del distrito siete de Managua, fueron, ante la alegría de sus miembros, restituidos en su derecho a tener agua potable 24 horas al día por parte del gobierno del presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, tras haber pasado unos 16 años con acceso directo casi cero al vital líquido.

Al respecto el Ingeniero Humberto Cornejo, vicegerente de operaciones de Empresa Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ENACAL), afirmó “estamos avanzando en sustituir redes artesanales que no permitía que el agua llegara con suficiente presión a estas 16 casas del anexo de Villa San Jacinto, las cuales estaban conectadas artesanalmente con una tubería de media pulgada”.

De acuerdo al ingeniero Cornejo “con una tubería de media pulgada para 16 casas era técnicamente imposible que les llegara agua, pero ahora el personal de ENACAL les instaló una tubería de pvc de dos pulgadas con una inversión de 50 mil 455 córdobas, lo que también contó con trabajo de las familias beneficiadas”.

El compañero Cornejo recordó que “el presidente Daniel Ortega ha orientado que procuremos un servicio de calidad para todos los ciudadanos nicaragüenses”.

El ingeniero Cornejo manifestó que en Managua ya hay una cobertura de aproximadamente el 94 por ciento con redes adecuadas, "aunque aún hay algunos sitios que todavía tenemos que mejorar por lo cual estamos trabajando intensamente para declarar cero desabastecimiento en Managua".

Beneficio en gran manera

Entre tanto, Magaly Cardoza dijo por su parte que el trabajo realizado por ENACAL les viene a beneficiar en gran manera porque el vital líquido "es lo más importante para cada uno de nosotros y lo tenemos gracias a nuestro gobierno, acción por la cual ya no tenemos que levantarnos en la madrugada a llenar barriles”.

Por su lado, Enrique José Somarriba dio “gracias a Dios y a nuestro gobierno por este proyecto de agua potable que está beneficiando a 16 casas en la segunda etapa de este barrio Anexo de Villa San Jacinto y por lo cual ahora tenemos agua potable las 24 horas del día”.

Entre tanto Auralila Cardoza explicó “sentimos muy alegres porque antes teníamos un servicio de agua potable muy malo y había veces que si alguno se estaba bañando el otro no se podía bañar, pero ahora gracias a Dios y al gobierno ahora tenemos agua suficiente y constante”.