Desde la histórica Hacienda San Jacinto, en la que hace 165 años se libró la batalla en la que los nicaragüenses derrotaron a los filibusteros invasores, se desarrolló una cantata en saludo a los 200 años de la Independencia Centroamericana.

La gala auspiciada por el Ministerio de Educación y el Teatro Nacional Rubén Darío fue posible gracias al talento de los músicos de la Cameratha Bach y niños y adolescentes de los coros estudiantiles.

Las piezas centrales del recital fueron 5 corridos del maestro Tino López Guerra entre los que estuvieron los dedicados tanto a Nicaragua, como a Costa Rica, Honduras, El Salvador y Guatemala.

El compañero Ramón Rodríguez, director del Teatro Nacional Rubén Darío expresó que tres de estos corridos son muy famosos en los países a los que hace referencia.

cantata

“Eso quiere decir que nuestro Tino López Guerra le cantó también a Centroamérica y ahora queremos promover estos corridos para que nuestro pueblo lo escuche y valoremos también ese sentimiento de hermandad que hemos tenido siempre los nicaragüenses con nuestros vecinos centroamericanos”, afirmó.

La estudiante Geisha Castro, dijo sentirse emocionada por por poner a prueba la preparación intensiva que tuvieron durante una semana entera.

“Fue un reto totalmente pero es algo que se puede lograr. Es muy importante para mí estar en este lugar hoy porque aparte de que me gusta el canto, es una de mis pasiones, yo siento que vamos reforzando y vamos enseñando a los demás niños a rescatar nuestra cultura nicaragüense”, aseguró.

cantata

Del mismo modo Kenneth Mayorga, comentó que se han esforzado para entregarle lo mejor a Nicaragua a través de este espectáculo, “Y nos preparamos muy bien como para darle lo mejor a nuestro país. Las canciones en sí vamos a cantar los corridos de Centroamérica, son canciones que nos representan como nación y como centroamericanos que somos, como naciones hermanas”, aseguró.

cantata

cantata

cantata

cantata

cantata

cantata