El bienestar y la tranquilidad llegaron a las familias de las comunidades de El Boneño, San Miguel de Guayacán, El Chanal y Los Baltodanos en el municipio de Diriamba, del departamento de Carazo, con la instalación del servicio de electricidad domiciliar, el cual ha permitido que familias de origen humilde de estas cuatro comunidades alcancen una mejor calidad de vida, tomando en cuenta que a partir de hoy tienen la oportunidad de realizar con más facilidad las tareas del hogar, sentirse más seguros en sus viviendas e instalar pequeños negocios que contribuyen a su crecimiento económico.

La electricidad se ha convertido en la respuesta a una serie de necesidades con las que antes contaban los habitantes de estas cuatro comunidades, ya que con anterioridad no tenían las condiciones de poder trabajar desde sus hogares, si bien es cierto, estas comunidades cuyos habitantes se dedican mayormente al trabajo en el campo, algunos han optado por instalar pulperías en su casas o negocios familiares.

Zeneida Díaz, una pequeña panificadora de la localidad, destaca que con la instalación del servicio, ha logrado trabajar con mayor destreza en la elaboración de sus productos, tomando en cuenta que durante las madrugadas se veía en la necesidad de trabajar alumbrándose con la luz generada por un viejo candil, lo que hacía de sus jornadas una situación un tanto difícil.

“Estoy contenta y agradecida con el gobierno porque nos ha traído la energía hasta nuestras casas, para nosotros esto se convierte en un gran logro porque ya podemos hacer las cosas en mejores condiciones, en mi caso ahora tengo la facilidad de trabajar mejor en la elaboración del pan y a su vez en las tareas del hogar, es difícil estar en la oscuridad, pero gracias a la voluntad de este gobierno hoy nuestras vidas han cambiado”, manifestó.

“Estamos confiando en Dios que con la energía podremos aumentar la cantidad en nuestra producción, porque ahora vamos a comprar algunos electrodomésticos que servirán de herramienta de trabajo, ya que antes de nada nos servía tenerlo si no teníamos cómo hacerlos funcionar. Nos sentimos dichosos de ser parte de esa gran restitución de derechos que impulsa el gobierno”, añadió Díaz.

Otro de los protagonistas del programa de gobierno es Víctor Arteaga, quien se dedica al trabajo en el campo, la crianza de ganado y es propietario de una pulpería, él expresó que a raíz de la instalación de la energía, estas comunidades dejaron de ser pueblos fantasmas y olvidados, ya que hoy el gobierno les permite estar seguros y tener una comunidad próspera.

“La energía en nuestras comunidades ha venido a darnos tranquilidad porque ahora nuestro ganado está más seguro de la delincuencia, antes teníamos que estar al pendiente de no ser víctimas de robo pero ahora que hay luz, hemos instalado bujías en los patios y de esta manera se nos facilita el cuido de los mismos” manifestó.

“El beneficio de la energía no solo está dentro de nuestros hogares como usuarios del servicio sino que le ha dado a nuestras comunidades una mejor apariencia y nos ha permitido alcanzar el desarrollo económico a través de la instalación de pequeñas pulperías siendo esta otra alternativa de trabajo, en mi caso instalé un pequeño negocio de dulces, perecederos y hasta gaseosas vendo, si no fuese por el apoyo que brinda el gobierno a nosotros quizás nada de lo que hoy estamos viviendo fuese posible ” destacó Arteaga.

Hasta la fecha solo en el departamento de Carazo se han electrificado un total de 25 comunidades y el restante a las que aún no ha llegado este servicio ya se encuentran en el proceso de licitación, para luego iniciar con el proceso de instalación a inicios del mes de Octubre y de esta manera cumplir con la meta establecida de mil comunidades electrificadas para este año, según lo detallado por el compañero Mario Esquivel, representante de Enatrel.