Como un tributo lleno de nostalgias y viejos recuerdos, se realizó la Primera Exposición de Fotografía Deportiva Jerónimo Oporta “Chombo” In Memoriam (1960-2013), a la cual asistieron familiares y amigos del recordado fotorreportero nicaragüense.

Desde la galería del Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica (INCH), los apasionados al deporte nacional, se dieron cita para apreciar las imágenes de los reporteros gráficos Miguel Lorío, Germán Miranda y Jerónimo Oporta.

La periodista Tirsa Saénz, quien forma parte del Círculo Deportivo de Managua ‘Sucre Frech’, indicó que el fotógrafo Jerónimo Oporta formó parte de esta iniciativa y fue uno de los que apoyó su realización desde un inicio.

“Son motivos especiales de nuestro deporte nacional, tenemos por ejemplo momentos del béisbol, la barra leonesa alegre, momentos determinantes del Chocolatito, de la Selección Nacional, todo esto reunido en unas 120 fotografías de los tres extraordinarios fotógrafos que son Jerónimo, Germán y Miguel Lorío”, detalló.

Los asistentes pudieron apreciar las espectaculares fotografías de Chombo realizadas al ciclista francés Eric Barone, al sufrir un accidente en el Cerro Negro; además de las imágenes de Próspero González, el Estadio Nacional, Iván Martín, Edgard Montiel del Bóer; el Tricampeón de Boxeo Rosendo Álvarez, Marlon Abea, Astrudes Flores y la Barra de León del Estadio Metropolitano.

Archivo fotográfico disperso

Alejandro Sánchez Mendoza, periodista de El Nuevo Diario, y con más de veinte años de experiencia, expresó que Chombo, como le decían de cariño sus amigos, tiene una cantidad de fotografías increíbles, las cuales están archivadas en los diferentes medios de comunicación escrita donde trabajó a lo largo de su carrera profesional.

“Él viajó mucho fuera del país en peleas boxísticas, en juegos de béisbol, en las Grandes Ligas. Chombo es un artista en la fotografía de deporte. Y nos enseñó mucho a nosotros. Chombo siempre tuvo el mejor ojo para captar las mejores jugadas, los mejores momentos de los juegos de béisbol, de boxeo, de atletismo, de ciclismo, de todo”, manifestó.

El gran Carlos García, cuyo trabajo ha sido reconocido por organizar tres Mundiales de Béisbol, a sus 82 años recuerda haber conocido a Chombo “como un hombre que merece todo el respeto y admiración con o sin sus fotografías”.

García sostuvo, durante este homenaje, que Jerónimo se destacó mucho por ser un hombre humilde, abnegado, esforzado y muy trabajador, cuyo legado es vital en el deporte nicaragüense.

Blanca Rosa Tinoco, viuda de Jerónimo, tras recibir una fotografía de las manos de los miembros del Círculo Deportivo de Managua ‘Sucre Frech’, expresó gran alegría y agradecimiento por haber hecho posible esta exposición fotográfica.

“Gracias a Dios porque se le ha hecho una conmemoración a él (a Chombo). Lo que puedo decir es que Jerónimo fue un buen compañero, un buen esposo, un buen hijo, y un padre de familia excelente. Este día es un recuerdo grande, para toda la familia que lo queremos”, refirió.

Los motivos inolvidables

El destacado fotorreportero, Germán Miranda, quien actualmente labora para los portales El 19 Digital y El Pueblo Presidente (EPP), medios donde Jerónimo trabajó en sus últimos años, explicó que el deporte era la especialidad de este periodista gráfico.

“No a todo mundo le gusta estar ocho horas bajo el sol cubriendo un juego de béisbol, o cubriendo fútbol, y Chombo lo hacía con motivación. Chombo es uno de los mejores, es uno de los buenos fotógrafos que ha habido en Nicaragua; además su carisma era grande, él lograba impactar en todos lados, era alegre, bailarín, chilero, fue muy jovial”, enfatizó.

El cronista deportivo, Xavier Araquistaín, destacó durante esta exposición fotográfica, que Chombo fue un gran hermano y ser querido para todos sus amigos.

“Siempre nos hacía reír, y era un tipo que yo nunca lo vi disgustado o incómodo por algo, siempre estaba buscando soluciones, siempre estaba dando aportes al trabajo periodístico. ¡Chombo se fue tan joven que tenía mucho que dar!”, refirió.

La Exposición de Fotografía también contó con la asistencia del destacado cuerpo de cadetes del Ejército de Nicaragua, quienes también pudieron apreciar el trascendental trabajo y legado de Jerónimo, lumbrera y referente insoslayable para el deporte nacional.