Los ministerios de salud de Nicaragua y de Costa Rica culminaron la reunión técnica en la que se crearon diferentes acuerdos para el abordaje interfronterizo de la malaria.

El doctor Carlos Sáenz, secretario general del Ministerio de Salud de Nicaragua, Minsa, informó que estos acuerdos son planes de trabajo operativos para combatir la malaria.

"Esto va a servir como un ejemplo para transferir toda esta experiencia a nivel de otros países de la región. Dos pueblos hermanos están trabajando de manera articulada para lograr el bienestar de las familias de ambos países", expuso.

"Llegamos a acuerdos en términos de la atención a las personas, el diagnóstico, tratamiento y seguimiento y por supuesto la lucha contra el vector para así poder contener este problema de salud pública y buscar cómo eliminarlo del territorio", aseguró el representante nicaragüense.

Asimismo, Rodrigo Marín, coordinador del manejo integrado de vectores y coordinador Nacional de Malaria de Costa Rica, aseguró: "La salud no tiene fronteras, son dos pueblos hermanos con más de 300 kilómetros de frontera y este es un paso adelante y todo será por el bien de la salud".

Finalmente, Enrique Pérez Flores, asesor para vigilancia, prevención y control de enfermedades de la oficina de OPS/OMS en Nicaragua, resaltó que los acuerdos conllevan a que ambos ministerios de salud cooperen, coordinen y colaboren.

"La OPS se siente plenamente satisfecha por los resultados que se lograron con esta reunión por la lucha de la eliminación de la malaria. Hemos retirado la disposición para continuar apoyándoles en la cooperación técnica y movilización de recursos", culminó.

malaria

malaria

malaria