Artesanos y productores de todo el país se encuentran contentos con los resultados que hasta ahora han alcanzado con las ventas de sus productos y el desarrollo de la Feria de la Economía Familiar, que se realiza cerca del barrio San Isidro de Bolas en el distrito tres de Managua, donde el gobierno sandinista ha levantado instalaciones para que el evento se haga ahí permanentemente.

A lo largo de los pasillos, miles de clientes de todo Managua y del país se mueven admirando en los diferentes stand una gran variedad de productos, entre ellos artesanías, ropas, muebles, adornos, cuadros en aluminio, comidas, lácteos, maceteras, plantas e incluso están de venta animales de corral como gallinas y cerdos, entre otros.

Pedro Joaquín Mendoza de PJ Artesanía, de Rivas y quien produce maceteras, dijo “el trabajo realizado con la feria en su quinto día, ha sido excelente y las expectativas se rompieron, rompimos los cubos, todos los productos han tenido una magnífica acogida”.

Añadió que “indiscutiblemente que la feria tenga un lugar fijo es importante y por eso todos los artesanos y los productores estamos felices de tener un lugar fijo, permanente, con instalaciones maravillosas y eso es parte del éxito de este parque de ferias que será uno de los mejores de Centroamérica”.

Ventas al 100

Entre tanto Lilia Elizabeth Tenorio, de un grupo de productoras de pan y repostería de Bluefields, explicó “nos ha ido al 100 en las ventas en los últimos tres días, dado que los dos primeros no pudimos trabajar por falta de sus equipos, pero ahora si estamos ya ofertando nuestros productos de panificación en este lugar que es hermoso, perfecto para la feria en donde cada quien tiene su stand y la gente está viniendo”.

Por su lado un artesano de madera de balsa de Solentiname, Río San Juan, Marlon Aguilar manifestó “nos ha ido muy bien en las ventas, desde que salimos sabíamos que íbamos a vender y hemos vendido bastante artesanía de madera de balsa”.

Por su lado Goldys Cerna Juárez de Arte en Aluminio, expresó “me ha ido muy bien con mis cuadros grabados en aluminio en este nuevo local que está muy cómodo, por lo cual doy las gracias al gobierno del presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo por apoyarnos a los artesanos”.

De todo tipo de muebles

Javier Sánchez de Muebles Nazareno de Catarina, dijo que gracias a Dios las ventas de sus comedores, jugos de sala, sillas rústicas elaboradas manualmente, han sido muy buenas y explicó que los precios de sus muebles están entre los cuatro mil y seis mil 500 córdobas.

Entre tanto Alberto Prado, del Calzado Lulú, quien tenía en proceso artesanal varias alpargatas, botas, zapatillas de varón trabajando artesanalmente, explicó que el gobierno sandinista les ha ayudado a los artesanos del calzado con el impulso de ferias como la de la economía familiar y consideró que tenerla en un solo lugar ayudara a que sus productos se muevan mucho más.