Totalmente satisfecha declaró a la Unión Nacional del Adulto Mayor (UNAM), Porfirio García, presidente de la organización, por la entrega realizada a través de la seguridad social a casi 11 mil personas de la tercera edad cuyos derechos a una pensión reducida fueron restituidos por el gobierno del presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo.

La entrega de la pensión reducida se ha estado realizando en las instituciones bancarias Bancentro, BDF, BANPRO y en la cooperativa CARUNA destacó el presidente de UNAM a la vez que mencionó que los casi 11 mil beneficiados también obtendrán, entre otras cosas, el décimo tercer mes de acuerdo con su pensión.

El presidente de la UNAM destacó que “las pensiones reducidas se realizan de acuerdo con tres rangos, el primero de los cuales es para aquellos cotizantes que se ubican entre las 250 y 450 semanas cotizadas, los cuales están recibiendo mil200 córdobas, los que tienen de 451 semanas a 600, obtendrán dos mil córdobas y los que tienen de 601 cotizaciones a 749, recibirán dos mil 800 córdobas”.

A la par García destacó que la entrega de las pensiones reducidas en los rangos establecidos, están siendo aplicadas de manera justa y correcta y se corresponden al total de las cotizaciones aportadas por cada uno de los 10 mil 951 pensionados.

El dirigente de la UNAM recordó que “a ocho mil adultos mayores que estaban recibiendo el bono entregado por el gobierno sandinista, se le agregó una buena cantidad hasta completar 10 mil 951 personas de la tercera edad que siendo restituidos en su derecho a una vida digna, recibirán este mes de agosto su pensión reducida”.

García explicó que entre los meses de septiembre, octubre y noviembre la UNAM va a completar los 15 mil beneficiarios con la pensión reducida, que es la cifra que la organización sostiene que es el total de adultos mayores que hicieron aportes a la seguridad social.

Entre tanto aseguró que “la organización continuará depurando y revisando la documentación de sus afiliados que está siendo entregada a la seguridad social para que todos los datos en cuanto a cédula, carnet del seguro, nombre y apellido vayan correctos, sin alteraciones y no sean rechazados”.

Reiteró el dirigente de los adultos mayores como asociación se han dividido en tres grandes grupos, uno de pensionados que quieren participar en las reformas a la ley de seguridad social, un segundo grupo comprendido entre las edades de 55 a 59 años y los que no lograron completar las 250 cotizaciones.

De acuerdo con García “los que no lograron completar las 250 cotizaciones, podrían hacerlo pagando el seguro facultativo, en tanto que ha pedido que se sometan a revisión las hojas de pago de cada uno de los trabajadores que aportaron a la seguridad social”.

Señaló que por el momento la organización obtuvo del gobierno sandinista la entrega a los adultos mayores de sillas de ruedas, bastones, lentes, andariveles y muletas, además de plan techo a los que lo necesiten.