La Asamblea Nacional aprobó este martes la Reforma a la Ley General de Bancos, Instituciones Financieras No Bancarias y Grupos Financieros, así como la Ley de Mercado de Capitales y Ley de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras, para garantizar la seguridad económica y el cumpliendo con las recomendaciones del Grupo de Acción Financiera de Latinoamericana (GAFILAT).

El diputado Wálmaro Gutierrez, en su intervención destacó que las formas contribuyen a combatir los flagelos del crimen organizado, lavado de activos, el financiamiento al terrorismo y al financiamiento a la proliferación de armas de destrucción masiva.

“Aunque son 3 iniciativas para reformar 3 leyes distintas, tienen un común denominador, tienen un objetivo fundamental único y es que están enlazadas con la necesidad que tiene el Estado de la República de Nicaragua de continuar avanzando en el seguimiento y fortalecimiento de nuestro sistema financiero nacional”, expresó.

“El objetivo nuestro es superar el estado de seguimiento intensificado para pasar a otro tipo de listas que demuestren que el sistema financiero de Nicaragua esta a tono con las recomendaciones hechas por GAFILAT, para combatir el lavado de activo, la narcoactividad, el crimen organizado, el financiamiento al terrorismo y el financiamiento a la proliferación de armas de destrucción masiva. En esta reforma a la Ley de Superintendencia de Bancos hay un ajuste total y se le da facultad particular a la Superintendencia para que genere normas prudenciales de aplicación general a todas las instituciones supervisadas y combatir el terrorismo, el financiamiento al terrorismo”, añadió.

El diputado José Figueroa, se refirió al impacto que tendrán en el país la aprobación de dichas reformas.

“Estas reformas tienen que ver con un propósito y objetivo de fortalecer el ordenamiento jurídico de nuestro país en dos sentidos: le permite a Nicaragua cumplir con compromisos internacionales con el GAFILAT que es el organismo que atiende la región centroamericana y nos permite fortalecer el ordenamiento jurídico de Nicaragua en materia de lavado de activos, financiamiento al terrorismo y proliferación de armas de destrucción masiva. Además permite fortalecer las atribuciones de la SIBOIF para aprobar normativas que fortalezcan el enfrentamiento de Nicaragua al lavado de dinero”, subrayó.