La dispensa o waiver que otorgó el Gobierno de los Estados Unidos a Nicaragua, ha sido posible gracias a la estabilidad social, económica y la paz ciudadana que ha garantizado el Gobierno del Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, además por el decidido respaldo de los organismos financieros internacionales y las Cámaras de Comercio del país.

Así lo expresó el Procurador General de la República, compañero Hernán Estrada, quien además ratificó que “el Waiver no es un asunto de Gobierno, sino de la Nación nicaragüense”, y el mismo ha sido nuevamente otorgado precisamente por la eficiencia con la que trabaja este Gobierno del Presidente Daniel Ortega, a través de la Procuraduría General de la República, Ministerio de Hacienda y Crédito Público, Dirección General de Ingresos, Comisión Nacional de Revisión de Confiscaciones y la Intendencia de Propiedad”.

“Efectivamente recibimos la notificación a través de los canales correspondientes para que el Gobierno de Nicaragua siguiera teniendo la dispensa o el denominado waiver, y logramos hacerlo gracias a la voluntad política de este Gobierno y las cosas se hicieron de la manera transparente y sana, con la articulación de todas estas instituciones”, sostuvo Estrada a través de la Revista En Vivo, por Canal 4 de televisión.

Waiver es otorgado por ejercicios de transparencia y soberanía

El Procurador General de la República, indicó que el otorgamiento de este Waiver tiene que ver con el ejercicio de soberanía que ha hecho el Gobierno del Presidente Daniel Ortega, además de la incorporación de la transparencia en que se ha realizado todo el proceso de indemnizaciones y compensaciones tanto a ciudadanos nicaragüenses como a estadounidenses.

“La titulación es un resultado de las compensaciones. Porque esto viene del año 1992, y un argumento famoso era aquel que decían que si vienen los Sandinistas no va a haber Waiver, y que si venían los Sandinistas no iban a haber compensaciones o indemnizaciones, y la verdad es que todo ha expresado y ha señalado claramente que los indicadores han sido superiores a los estándares que fueron aplicados antes del 2007, con la productividad muy superior que se manifiesta en los títulos”, precisó.

Estrada explicó que el otorgamiento de este Waiver se traduce en más títulos para la población, puesto que no se puede titular si primero no se ha indemnizado. Además, refirió que desde el 2007, cuando el Presidente Daniel Ortega asumió el gobierno, se ha logrado reducir a la mitad los reclamos introducidos por ciudadanos estadounidenses en materia de derechos de propiedad.

“Ahora nos queda un remanente muy pequeño (de reclamos), gracias a esa productividad. Sólo nos quedan 135 reclamantes, y nosotros cuando entramos (en 2007), había 235, es decir que hemos avanzando más de la mitad en el ejercicio de este Gobierno, y uno ve, y es de esperarse, que en este periodo lo vamos a concluir. Lo importante es que ahora hay una voluntad mutua (entre el Gobierno de Estados Unidos y el Gobierno de Nicaragua) de concluirlo, lo cual es algo cualitativo”, expresó.

Nicaragua goza del respaldo de organismos nacionales e internacionales

El máximo representante de la PGR explicó que ya la embajadora estadounidense Phyllis Powers y el mismo Gobierno de los Estados Unidos han estado de acuerdo en que “hay que apartar de nuestra relación bilateral un tema como este (la dispensa) , que no es productivo para los efectos de los otros aspectos que nosotros estamos trabajando con ellos, que tiene que ver con el ejercicio pleno de las relaciones entre ellos y nosotros, y que esto genera un estorbo que cada año tenemos que estar abordando”.

Estrada reiteró que si en el otorgamiento del waiver se ha tenido el respaldo de organismos financieros como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), o el Banco Mundial (BM), así como la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (Amcham) y el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), ha sido precisamente por la voluntad política que tiene el Gobierno del Presidente Daniel Ortega por preservar la paz ciudadana y garantizar la estabilidad social y económica en Nicaragua.